LA MALA SUERTE DE ANDRÉS TAGLE

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 16 de Julio de 2016)

Toca designar un nuevo integrante del Servicio Electoral. La Moneda propuso al histórico asesor de la UDI, Andrés Tagle ¿Por qué un gobierno de izquierda promueve un nombre tan alejado de sus convicciones? Porque la vacante la deja otro gremialista. Es decir, lo que importa es mantener los equilibrios políticos. Suena razonable. No es buena idea que los distintos órganos del estado queden concentrados en las manos de un solo sector. El problema es que el sistema tiene otros vicios. Se da por sentado que cada partido tiene derecho a una determinada plaza en el Consejo del Servel, pero también en el Instituto Nacional de Derechos Humanos y en el Directorio de TVN, por nombrar algunos entes que están en proceso de renovación. Son muchos más. Algunos tremendamente relevantes, como el Tribunal Constitucional.

Para ser claros, Tagle sí sabe del tema. Le toca la mala suerte de ser el niño símbolo del cuoteo porque calza justo con la campaña que una serie de organizaciones de la sociedad civil –entre cuyos firmantes me incluyo- acaban de lanzar para terminar con una práctica que se puso tóxica. El acuerdo político transversal en torno a qué cupos le toca a cada grupo funciona de manera casi automática. Sus nombres pasan por un tubo en el Senado, prácticamente sin discusión.

Lo que pide la campaña #NoMásCuoteo es que por lo menos la ciudadanía tenga una ventana de escrutinio público, una cuota de necesaria transparencia para conocer los méritos técnicos y éticos de los candidatos. Que quede claro si los encargados de velar por la probidad de nuestros procesos políticos, el pluralismo de nuestros medios o la interpretación correcta de nuestra ley fundamental –ninguna bicoca- están ahí porque son operadores del partido o porque cargan con credenciales para desempeñar tales funciones. No es mucho pedir.

Por lo demás, Chile ya no tiene dos coaliciones con los partidos de siempre. Ya se advierte cómo los (pocos) programas televisivos de debate tienen que adaptarse a invitar más actores para cubrir el nuevo mapa político y social. Pero la regla sigue siendo el cuoteo, más o menos descarado, entre los mismos. El mismo, entre otras cosas, que tiene al Sename convertido es un botín. Gobierno y oposición le seguirán llamando equilibrio político –y se entiende que hay compromisos adquiridos- pero ya es hora de ponerse serios y subir el estándar de una práctica opaca. Mientras más transparentes, más públicas, más de todos y para todos. Mala suerte la de Tagle, pero buena idea para Chile.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2016-07-16&NewsID=350542&BodyID=0&PaginaId=22

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: