LAGOS VA POR PIÑERA

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 3 de septiembre de 2016)

Un viejo dicho politiquero dice que a las elecciones se va a dos cosas: a ganarlas, o a perderlas por buenas razones. Los candidatos chicos, usualmente, van por lo segundo. Para ellos, el acto de presentarse a una elección es plantar una bandera. Por ella vale la pena el esfuerzo de competir, aunque haya pocas posibilidades realistas de ganar la carrera. Para un expresidente, en cambio, sólo existe la primera razón. Correr para perder es un riesgo demasiado alto para sus republicanos egos. Cuando un expresidente se vuelve nuevamente candidato, es para vencer.

Esa es la primera lectura de la decisión de Ricardo Lagos Escobar. Sabe que Sebastián Piñera le lleva ventaja, pero abriga la esperanza de que sea un duelo estrecho, que se pueda dar para cualquiera. Lagos se tiene fe. De otra manera no se entiende su piquero al barro electoral. Lagos cree que le puede ganar a Piñera. Quizás, en algún momento por allá por 2009, Eduardo Frei pensó lo mismo. Se equivocó. Lagos piensa que su caso es distinto. Lagos se siente más competitivo.

¿Quiénes son sus principales aliados estratégicos? En principio, la guardia de la vieja Concertación. Desde Burgos hasta Escalona, todos ven con buenos ojos el retorno de un estadista que encarna progresismo moderno y reformismo gradualista. Incluso en el centro político, la alternativa de Lagos despierta ciertos sentimientos. Es, a fin de cuentas, un socialdemócrata liberal. Es lo que algunos llamarían la alternativa no-populista de centroizquierda. El mundo empresarial tampoco se queja. Con Lagos las cosas anduvieron bien. Es un tipo conectado al mundo, piensan, que no es prisionero de su propia ideología.

¿Quiénes son sus adversarios? La noticia es recibida con muecas de asco en el mundo que rodea a los emblemas del 2011. Jackson y Boric, Vallejo y Cariola, todos han manifestado sus reparos al plan Lagos. Los primeros tienen más cintura para emanciparse. Les conviene levantar una figura propia. Las segundas tienen menos independencia. Camila Vallejo dijo una vez que no haría campaña por Bachelet y lo terminó haciendo. Mejor que esta vez no escupa al cielo. En términos doctrinarios, reina en la izquierda la percepción de que Lagos, el gran concesionador, no posee la voluntad anti-capitalista transformadora que requiere el momento político. Lagos sería, en síntesis, más de lo mismo.

Lagos es precandidato y va por Piñera, que se comporta como precandidato. La ironía de presenciar un choque de trenes donde nadie quiere salir herido.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2016-09-03&NewsID=354215&BodyID=0&PaginaId=2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: