UN ESLOGAN PARA PIÑERA

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 4 de septiembre de 2017)

Cambio, futuro y esperanza. Arriba los corazones. Vienen tiempos mejores. A Sebastián Piñera le encantan estos eslóganes, que dicen poco pero buscan contagiar una sensación de optimismo. Sin embargo, si tuviésemos que acordar un eslogan que resumiera la propuesta político-programática del candidato de Chile Vamos, este sería Orden, Crecimiento y Moral.

Orden, porque la derecha insiste en que la delincuencia está fuera de control y lo que se necesita es mano dura. A partir de los últimos sucesos en la Araucanía, este discurso ha tomado nuevos bríos. Sus parlamentarios se cuadraron con el control de identidad y no sería raro que intentaran escalar la agenda represiva. Estas medidas son más efectistas que efectivas, pero la derecha entiende que se trata de una cancha retórica propicia. Piñera ya prometió una vez acabar con la fiesta de los delincuentes. No lo consiguió, pero es un libreto que le acomoda (esta vez sin tanta mención a la otra mano acogedora).

Crecimiento, porque la derecha confía en la relación directa entre una economía pujante y una mejora en la calidad de vida material de los chilenos. Es una presunción fundada. Parafraseando a Lagos, el piñerismo sostiene que lo más importante es crecer y lo demás es música. A fin de cuentas, la gente no se alimenta de buenas intenciones y cuando no hay trabajo las demás necesidades son secundarias. A diferencia del ítem seguridad ciudadana, en esta dimensión Piñera puede mostrar mejores resultados. Ya sea porque sus políticas económicas son las apropiadas, ya sea porque el empresariado (grande y chico) percibe un mejor clima para los negocios o sencillamente porque le tocan buenos ciclos internacionales, está claro que Piñera es el candidato del crecimiento.

Moral, porque esta vez el postulante de la derecha no coquetea con posturas liberales en la llamada agenda valórica, como sí lo hizo en su primera campaña presidencial. Piñera entiende por moral un conjunto de principios tradicionales de inspiración cristiana. Lo demás es relativismo o perversión, como han sugerido en su entorno. Sus representantes en el Congreso lo han dejado en claro cada vez que les toca votar. Piñera versión 2017 bien podría ser el portavoz de la UDI. No parece ser una cuestión puramente estratégica (para contener a José Antonio Kast, por ejemplo), sino un reflejo de sus genuinas y legítimas convicciones conservadoras.

La promesa de Orden, Crecimiento y Moral tiene a Piñera punteando -con distancia- en las encuestas. Aunque es difícil saber si sus partidarios aprueban el paquete completo o asignan especial relevancia a alguna de sus partes. Para el candidato de Chile Vamos, sin embargo, las partes no se venden por separado.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2017-09-04&NewsID=381267&BodyID=0&PaginaId=30

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: