PRONÓSTICOS ELECTORALES

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 12 de Noviembre de 2017)

A una semana de las elecciones, los expertos parecen coincidir en tres cosas: la participación será baja, habrá segunda vuelta en la presidencial y el Congreso no tendrá dueño absoluto.

En 2013, un 49% de los chilenos en condiciones de votar concurrieron a hacerlo. Esta vez, se anticipa, la participación podría ser aún menor. La evaluación del voto voluntario, en todo caso, debiera esperar. Esta es apenas la segunda elección presidencial bajo el sistema de voluntariedad del sufragio. Parece sensato darle algo de tiempo para tener más elementos de juicio y comparación entre comicios similares. Por supuesto, si vota menos del 40% de la población habilitada, es una vergüenza para nuestra democracia. Pero si estamos por sobre el 45%, no es para alarmarse; estaríamos manteniendo el promedio. Muchas democracias sanas funcionan en ese margen.

Sebastián Piñera no ganaría en primera vuelta, pero podría superar los 44 puntos que obtuvo en la primera vuelta del 2009. Eso lo dejaría con un pie en La Moneda. Especialmente porque Alejandro Guillier se ubicaría en torno al 25%. Veinte puntos es mucha diferencia para remontar.

Beatriz Sánchez tiene la misión de llegar a dos dígitos. El Frente Amplio debe celebrar si su candidata se ubica en torno al 13% o 14%. Esperar más es subir peligrosamente las expectativas. La única incertidumbre es quién llega cuarto. Mi apuesta es que el orden será Carolina Goic, Marco Enríquez-Ominami y José Antonio Kast, en un arco que iría de los 7 a los 4 puntos porcentuales. No da lo mismo la ubicación entre estos tres: varias conclusiones se intentará extraer de ello. Alejandro Navarro y Eduardo Artés no existen.

Finalmente, el nuevo sistema electoral beneficiaría, paradójicamente, a la derecha que se oponía a cambiarlo. Aunque difícilmente obtenga los 78 diputados que se requieren para manejar la Cámara a voluntad, la concentración de los candidatos de Chile Vamos en una sola lista es mejor estrategia que la fragmentación que ofrecen las distintas izquierdas. La Democracia Cristiana, por su parte, se prepara para un día jodido: bajaría su representación parlamentaria a niveles inéditos en el escenario post dictadura. El Frente Amplio tiene como único objetivo ensanchar su contingente parlamentario. Que Giorgio Jackson obtenga primera mayoría en su distrito y Gabriel Boric se reelija en Magallanes es fundamental. El proyecto que alguna vez se presentó como alternativa de centro liberal pende de la elección senatorial de Andrés Velasco en el Maule. Evópoli también se juega mucho con la postulación de su líder Felipe Kast en la Araucanía. El socialismo chileno sufriría la derrota de varios históricos, incluido el presidente del partido. Piñera ya se hace la idea: enfrentará a un Congreso en condiciones similares o mejores que aquellas que tuvo en su primer gobierno.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2017-11-12&NewsID=386489&BodyID=0&PaginaId=19

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: