EL NUEVO CONSENSO

por Cristóbal Bellolio (publicada en revista Capital del 14 de septiembre de 2018)

Tres grandes consensos gozamos a lo largo de nuestra trayectoria independiente, sugería el historiador Gonzalo Vial. El primero era de carácter doctrinario, y se habría perdido cuando liberales y conservadores decimonónicos se enfrentaron por el rol de la Iglesia en la república. El segundo era de carácter político, y habría naufragado cuando presidencialistas y parlamentaristas hicieron estallar la Guerra Civil de 1891. El tercer consenso cayó cuando la oligarquía que hasta entonces había conducido los destinos del país no supo responder a las exigencias de la cuestión social a comienzos del siglo XX. Desde entonces, insinuaba Vial, Chile se encontraba tectónicamente dividido.

Desde 1932 a 1973, sin embargo, otros consensos parecen haber surgido: la expansión del estado, la industrialización, la democracia en un sentido formal. El golpe militar volvió todo a fojas cero. Pinochet pretendió refundar la patria, pero los consensos no se obtienen a punta de pistola. El plebiscito de 1988, por el contrario, reveló una fractura tan o más profunda que las anteriores. Los cientistas políticos se refirieron entonces al clivaje “autoritarismo vs. democracia”. La transición fue, qué duda cabe, un ejercicio exitoso administrando esa fractura. Pero la llamada democracia de los acuerdos fue un plan de contingencia más que un consenso en un sentido sustantivo. Las legítimas diferencias ideológicas, como diría Mansuy, fueron quedando en silencio. Por eso es tan importante lo que está ocurriendo por estos días en la política nacional.

Después de varios intentos fallidos por sacarse la mochila afectiva de la dictadura -desde Lavín admitiendo que habría votado por el NO con la información que tiene en la actualidad hasta Piñera hablando de los “cómplices pasivos” en su anterior gobierno- finalmente empieza a aparecer en la derecha un discurso consistentemente crítico respecto del período. Aparece, como era previsible, de la mano de las nuevas generaciones, aquellas que no tenían edad para votar en el plebiscito. Fue el argumento central que ofreció Hernán Larraín Matte (43), presidente de Evópoli, al sostener la tesis de la inviabilidad política de Mauricio Rojas en el Ministerio de Cultura: las violaciones a los DDHH no deben ser sometidas a ninguna “contextualización” que busque pasar de contrabando algún tipo de justificación o relativización. El mismo Larraín había coordinado hace cinco años una declaración con marcado acento generacional, distanciándose no sólo de los horrores cometidos por los agentes del estado bajo Pinochet, sino de la tesis de la “inevitabilidad” del golpe, además de proponer a los partidos del sector que retiraran de sus declaraciones de principios las alusiones a la “gesta liberadora del 11 de septiembre” (lo que ya ocurrió en RN y se debate en la UDI).

Algo similar hace el diputado gremialista Jaime Bellolio (37), quien le pide a la derecha que no caiga en lo mismo que critica y condene sin ambages los procederes del régimen militar. Su tesis es radical en el sentido que contradice el argumento de naturaleza utilitarista que muchas veces se esgrime en la derecha para moderar su condena: no habríamos tenido el despegue económico que tuvimos sin Pinochet. Recientemente, el díscolo de la UDI ha tomado el camino Kantiano: los buenos resultados en un área particular no justifican jamás los procedimientos viciados.

Al otro lado del firmamento, la bengala más luminosa la lanzó Gabriel Boric (32). El diputado autonomista pidió a sus socios del Frente Amplio reflexionar sobre los silencios cómplices y las apologías explícitas que abundan en la izquierda respecto de los regímenes autoritarios del mismo signo ideológico. Los casos de Cuba, Nicaragua y Venezuela salieron a la palestra. Sus palabras fueron aplaudidas por casi todo el espectro, pero el ala más radical de su coalición le cayó encima. Pidieron, de la misma forma que lo hace la derecha con Pinochet, “contextualizar” los distintos procesos. Pero lo de Boric también es Kantiano: ningún proceso puede reivindicarse a punta de atropellos a los DDHH, y ninguna concepción de democracia económica o social puede ser tan laxa como para devaluar garantías políticas en materia de libertad de expresión y posibilidad efectiva de oposición.

Con Boric se matricularon sus colegas de Revolución Democrática, Giorgio Jackson (31), y del Partido Liberal, Vlado Mirosevic (31). Este último renunció a la presidencia de la comisión de RREE de la Cámara Baja por las críticas sistemáticas que los sectores duros del frenteamplismo le dirigen, justamente por sus posiciones universalistas en materia de DDHH. Mirosevic ha sido consistente en su discurso: ni Castro ni Pinochet. Desde el punto de vista estratégico, además, el triunvirato que conforman Boric, Jackson y Mirosevic -el autentico partido transversal del FA- entiende que es incompatible un proyecto político con vocación de mayoría que al mismo tiempo defienda lo indefendible ante el tribunal de la opinión pública. No están solos. Varios parlamentarios del bloque -especialmente sus correligionarios- se han pronunciado en el mismo registro. A primera vista, incluso, es la minoría política del frenteamplismo -MDP, Poder, Igualdad- la que se niega a reconocer los abusos de la izquierda en la región. En este sentido, sus visiones son mucho más afines a las del Partido Comunista chileno. Y emergen de una mecánica de razonamiento que comparten muchos en RN y la UDI, especialmente los más veteranos: en ambos extremos del espectro, se imponen visiones consecuencialistas que privilegian el fin (desarrollo económico en caso de la derecha, justicia social en el caso de la izquierda) por sobre los medios utilizados. 

Sin embargo, volviendo a la nomenclatura de Vial, irrumpe un nuevo consenso, que va desde Jaime Bellolio en la derecha hasta Gabriel Boric en la izquierda, en torno a la inviolabilidad de los DDHH y a la observación irrestricta de los procedimientos democráticos. Es un consenso que, finalmente, expresa una convicción transversalmente liberal: lo que se construye con atajos no goza de legitimidad.

Link: https://www.capital.cl/el-nuevo-consenso/

Anuncios

Una respuesta to “EL NUEVO CONSENSO”

  1. Cristian Meza Says:

    Los adalides de los DD.HH., me refiero a la izquierda chilena, son los menos dispuestos a establecerlos como un consenso. La izquierda chilena sólo habla de DD.HH. cuando sus posibles vulneradores son de derecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: