Archive for 4 diciembre 2007

Una idea para oxigenar: Limitar la Reelección

diciembre 4, 2007

 

El día de ayer (lunes 3 de diciembre), el diputado UDI Edmundo Eluchans escribió en la editorial de El Mercurio una columna de opinión titulada “REELECCIÓN INDEFINIDA”, proponiendo derechamente limitar la reelección de senadores, diputados, alcaldes y concejales. Pasemos a ver algunos extractos…

La política ha sido tradicionalmente una noble actividad y los políticos, personas muy respetables. Es preocupante, por eso, que la ciudadanía no tenga hoy día de ellos la misma opinión. Quizá eso es así, en parte al menos, porque nuestras estructuras republicanas y, por lo tanto, las normas legales y constitucionales que regulan su funcionamiento no son lo suficientemente adecuadas a los tiempos que vivimos. Lamentablemente, sin embargo, muchas veces la conducta de los políticos es también responsable del descrédito.

La circunstancia de que algunos cargos públicos sean servidos por las mismas personas durante largos períodos puede ser peligrosa para nuestro sistema democrático, ya que fomenta el clientelismo político, la falta de renovación y de acceso de nuevas personas al servicio público, y atenta en contra de la seriedad, respetabilidad e independencia de las instituciones donde se cumplen esas funciones. Además, puede ser fuente de corrupción, con los sabidos riesgos que ello acarrea. Una democracia moderna debe permitir que exista una efectiva alternancia en el poder, facilitando la incorporación de personas valiosas con experiencia en otras áreas del quehacer nacional que posibiliten la renovación de ideas, en beneficio de un régimen político que debe estar más cerca de la gente y al servicio de sus necesidades. Muchas veces los cargos públicos, contrariamente a lo que sería deseable, alejan de la gente y del conocimiento de sus preocupaciones y urgencias.

Por las razones expresadas, hace algunas semanas, con la valiosa compañía de los diputados Jorge Burgos (DC), Juan Bustos (PS), Alberto Cardemil (Indep. ex RN) y Guillermo Ceroni (PPD), presenté un proyecto de reforma constitucional para limitar la reelección de senadores y diputados y, además, un proyecto de modificación de la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades para limitar la reelección de alcaldes y concejales…

Estimamos que en un momento en que enfrentamos una delicada coyuntura política, con un serio reproche público a actos de corrupción que vienen siendo reiterados, y en que algunas tareas de gobierno de enorme interés público se cumplen en forma desprolija e irresponsable, sería muy positivo que de parte de los propios actores políticos surgieran iniciativas como ésta, destinadas a mejorar nuestra institucionalidad y a dejar de lado prácticas que sin duda han causado y siguen causando daño a la imagen de la política y de los políticos. La ciudadanía observa que los políticos gozan de algunos derechos que muchas veces parecen privilegios, lo que a esa ciudadanía resulta intolerable si quienes detentan los cargos que permiten disfrutar de esos derechos son siempre los mismos.

No quiero que se me mal entienda. Tengo gran respeto por esta actividad y estoy consciente de que aquello que aparenta privilegio no lo es en la realidad, sino que es la justa retribución y protección de la independencia para poder desempeñar adecuadamente una tarea de gran responsabilidad. Además, tengo claro que no están en juego la democracia ni la estabilidad institucional ni el modelo. Sin embargo, como con el paso del tiempo se ha ido produciendo, sin duda, un deterioro de la imagen de la política y sus actores, es que creemos conveniente y necesario dar pasos destinados a corregir dicha visión, puesto que sólo así tendremos de parte de la ciudadanía el respeto y valoración que corresponde.”

Parto por felicitar la iniciativa, especialmente viniendo de la derecha. Me explico: Desde el punto de vista del mérito y la justicia procedimental, no hay razón para negarle a un buen parlamentario o alcalde que compita nuevamente, ya que finalmente es la ciudadanía la que decide si se queda o se va. Y es el mismo argumento que ocupa la Alianza para oponerse a la denominada “ley de cuotas”, ya que no sería justo discriminar a favor de las mujeres en la asignación de candidaturas. El razonamiento de Eluchans, lúcido y prudente, nos enseña que el proceso político no queda entregado siempre a la lógica del libre mercado, y que a veces se hace necesario (dependiendo de las circunstancias) introducirle correctivos y modificaciones para lograr algún efecto deseado. En el caso de la ley de cuotas, el efecto deseado es incrementar la presencia efectiva de las mujeres en el Congreso, en el caso de la limitación a la reelección indefinida, el efecto deseado es renovar cada cierto tiempo la clase dirigente.

Empezó el concurso…

diciembre 3, 2007

El viernes recién pasado lanzamos en La Moneda (después de una reunión de presentación con el ministro Viera Gallo) el concurso “A Oxigenar la Política” de Independientes en Red. El texto que fundamenta la iniciativa ya fue publicado en este blog, así como algunos fragmentos en Reportajes del Mercurio del domingo 25 de noviembre y en la siguiente columna de opinión de mi estimada Cristina Bitar, de hoy lunes 3 de diciembre en La Segunda:

En la encuesta El Mercurio-Opina de ayer se muestra claramente el nivel de alejamiento del chileno normal con la actividad política. Este es un fenómeno que hay que mirar con preocupación, pues a la desafección por la política le siguen muchas veces el populismo, las crisis económico-sociales y finalmente se debilita la democracia.

En esta encuesta, al 71,1% de las personas preguntadas no les interesa la política, o sea prácticamente tres de cada cuatro chilenos se mantienen al margen de la conducción de nuestra sociedad, de los temas públicos, de la fiscalización de nuestros gobernantes. Es más: el 45% piensa que los políticos son poco transparentes y no cumplen lo que prometen.

Es la juventud la que más resiente este alejamiento, lo que prende aún más las alarmas pensando en el Chile del futuro. Mientras en 1988 los menores de 30 años representaban un 36% del universo electoral, en 2006 el porcentaje de jóvenes llegaba a un escuálido 8,5% del padrón total. De los 3.194.260 chilenos que se ubican hoy entre los 18 y los 29 años, sólo 687.182 se encuentran inscritos en los registros electorales, lo que significa que sólo un 21,51% de los jóvenes está habilitado para participar en los procesos eleccionarios.

En buena parte, esto pone de relieve la incapacidad de los partidos políticos para dar cuenta de las necesidades de participación en lo público. Los partidos son un medio indispensable, probablemente el más importante, pero ya no el único. Consecuentemente, la noción misma de democracia representativa empieza a quedar estrecha.

Lo importante es entender que la esencia de la democracia construida sobre la base de partidos y elecciones periódicas sigue estando plenamente vigente, pero requiere de refuerzos, de la creación de nuevos espacios que sean ocupados por personas que quieren participar de otra manera en lo público.

La tarea es ahora encontrar las soluciones. Y todo indica que éstas pasan por oxigenar el sistema político. Sin desmerecer el valor de la estabilidad de que ha gozado Chile en los últimos 17 años, pareciera que es hora de imprimirle algo de vértigo y dinamismo a nuestra democracia. Es evidente que la ciudadanía posee hoy en día mucha más información que en épocas pasadas y exige más de su clase dirigente.

Las personas son el oxígeno que da vida a la democracia, por ello la apatía que aleja a la gente de la política la ahoga. Oxigenar la política es traer más personas a ella, que sumen ideas, puntos de vista originales, talento, diversidad y compromiso.

Por eso en Independientes en Red queremos abrir un espacio diferente, que, sin compromiso partidista, sea un canal de participación. En esa línea, hemos lanzado un concurso denominado «Oxigenar la Política», el cual busca que las personas participen proponiendo ideas para mejorarla, descentralizarla, acercarla a la gente, transparentarla, etc. Un jurado plural las evaluará y de allí sacaremos propuestas originales que esperamos colocar en el debate público el 2008 y que sean acogidas por los diferentes sectores políticos.

Nuestra democracia tiene síntomas de enfermedad; a partir de ahí sólo podemos esperar que lleguen a la política los que no tienen espacio en la actividad privada, los ambiciosos y oportunistas.

Aquí radica la diferencia entre Chile y otros países: hasta ahora hemos sido capaces de convocar a los mejores para lo público.

Este es un activo que no podemos perder y la mejor manera de conservarlo es darles espacio a todas las personas talentosas que están en ese 71% de indiferentes.

Si quieres ver la convocatoria al concurso, con el texto original de “A Oxigenar la Política” , las bases para participar y el formulario para hacerlo directamente online, sólo debes ingresar a http://www.independientesenred.cl