JOVENOFOBIA

Un balde de agua fría. Así lo sentimos muchos que trabajamos diariamente para construir un proyecto atractivo de sociedad especialmente para las nuevas generaciones. El informe del experto electoral de la UDI Andrés Tagle, titulado “¡Alguien está equivocado!” (dejemos pasar la soberbia implícita) apunta en la dirección exactamente opuesta a lo que podría ser una de las pocas estrategias políticas realmente rentables hoy en día, como lo ha demostrado Barack Obama en Estados Unidos: Apelar a los jóvenes.

En síntesis, el “informe Tagle” propone que la Alianza se retire de toda negociación por cambiar mecanismo de inscripción y voto. En su tesis, la inscripción automática a los 18 años sería letal para las aspiraciones presidenciales de cualquier candidato de centroderecha. Los jóvenes estarían, según Tagle, precondicionados a votar por la izquierda, o en su defecto, por la Concertación. De esta manera, entregarles gratuitamente la posibilidad de votar significaría un suicidio político. Y claro, para qué invitar a la fiesta a alguien que nos puede hacer daño.

El problema es que el señor Tagle ignora que esta no es “nuestra” fiesta. Es de todos los chilenos. Una cosa es hacer un planteamiento académico, y otra distinta es transformarlo en una tesis política. Desde ese punto de vista es sencillamente impresentable. No sé quien es el responsable de esta barbaridad, pero podría serlo nada menos que el presidente de la UDI Hernán Larraín. Extremando el argumento del informe, podríamos volver a reclamar el voto censitario para que los pobres no voten (porque son “genéticamente” de izquierda), o hacer un catástro de las peores comunas de la derecha para excluirlas del padrón. Sé que suena absurdo, pero no sólo porque es antidemocrático, sino además porque la realidad es mucho más compleja.

Allende decía que “ser joven y no ser revolucionario es una contradicción biológica“. Pero parece que Tagle lo leyó mal, porque la revolución no es patrimonio de los partidos de la izquierda chilena. Es más, son los jóvenes los principales interesados en renovar el statu quo y en reemplazar a la Concertación. Son ellos los que están cansados de seguir viviendo a la sombra de un discurso político desgastado cuya épica está en el pasado. La encuesta CEP que acaba de salir confirma que precisamente en el segmento etáreo 18-24 años es donde la Alianza acorta distancia con el bloque oficialista (sólo 4 puntos de diferencia, versus 7 en el segmento 25-34, 14 en el segmento 35-44, 9 en el segmento 45-54 y 10 en el segmento 55 y más). Es lo que mismo que ha venido sosteniendo Patricio Navia desde hace un buen tiempo: Un padrón recortado y anclado al clivaje del plebiscito ’88 sólo beneficia a la Concertación. Sebastián Piñera lo ha expresado bien: Si con este padrón hemos perdido 13 elecciones seguidas (4 presidenciales, 5 parlamentarias y 4 municipales), no nos vendría mal probar con uno nuevo. El precandidato de RN tiene clarísimo que su mejor perfomance tiene lugar justamente en los votantes jóvenes, como lo confirman todas las encuestas desde el 2005. Además, según la encuesta UDP (noviembre 07) Piñera y Lavín son los únicos que suman más puntos en el grupo de los NO INSCRITOS que en el de los INSCRITOS, a diferencia de Lagos, Insulza y Alvear.

También le recomendaría al amigo Tagle que examinara con mayor fruición la encuesta CEP junio/julio 05 que deja bastante claro que los jóvenes NO INSCRITOS no son radicales antisistémicos o anárquicos (temor histórico de la derecha), sino que casi siempre se trata de tipos que piensan bien parecido a sus coetáreos INSCRITOS. Lo confirman estudios de FLACSO de 2004: Gran parte de los jóvenes no se inscribe porque “no tuvieron tiempo” o “les dio lata hacer el trámite”.

Finalmente, una consideración de tipo estrictamente política: Lo que está haciendo la UDI (primero la píldora, y ahora esto) está sacado del “Manual para perjudicar al candidato aliado”. Sin duda se trata de un partido que tiene cierto arrastre en un nicho muy particular de jóvenes, pero que está renunciando a representar a una mayoría. En vez de desafiar los mitos y encarar con ambición y valentía el desafío de convocar a las nuevas generaciones a su proyecto, están quedando arrinconados en su propio fundamentalismo, que curiosamente también está desorientado. El mismo Lavín les demostró en 1999 que los jóvenes podían votar por un candidato de derecha si se sentían parte del mismo sueño. ¿O acaso creen que Soledad Alvear o el mismo Ricardo Lagos son más atractivos para el electorado joven que Sebastián Piñera? El trasvasije de los votos del Juntos Podemos en segunda vuelta no es automático hacia la Concertación (como piensa Tagle), como no lo fue desde Lavín a Piñera en 2005, sencillamente porque Bachelet era mejor depositaria del voto popular que Piñera, aunque este último haya estado más cerca de la UDI en la línea ideológica. Hoy existen muchas más dimensiones que esa.  En nuestro caso, hay que pensar que los atributos del liderazgo de Piñera (más ligados a la audacia, el emprendimiento y el riesgo) son más valorados precisamente por la juventud, que aun no piensa tanto en seguridades y protecciones.

¿Qué debería pasar en los próximos días?  Los próceres de la UDI tienen que ir quitándole piso al “informe Tagle”. Por dignidad. Por favor.

4 comentarios to “JOVENOFOBIA”

  1. vozyvoto Says:

    Mi estimado MK me comenta la nota de hoy en El Mostrador, que reafirma la tesis del “daño colateral” que provoca la UDI:

    http://www.elmostrador.cl/modulos/noticias/constructor/noticia_nueva.asp?id_noticia=246797

  2. Magdalena Piñera Says:

    Buena tu columna. Creo que el principal error de ese informe es la justificación que da para oponerse al proyecto: “porque no nos beneficia”. Me parece increible que cuando se hable de reformas en beneficio de nuestra democracia se pongan -y tan torpemente- los intereses personales o grupales por sobre los de la sociedad en su conjunto. Esto nos habla de un tipo de político que claramente no le gusta a la gra mayoría de los chilenos.

  3. Rodrigo Bordachar Says:

    Aunque UDI, no creo en los dogmas de fe ni en los argumentos de autoridad. Entiendo las críticas al proyecto de ley en cuanto a la forma, en tanto que en realidad no termina con la obligatoriedad, sino que lo mantiene obligatorio, pero no penado (que en la práctica es lo mismo).
    Aparte de esa crítica (perfectible), encuentro que en primer lugar el argumento usado es pésimo. Como dice la señora Piñera, no podemos decir que es malo porque no nos beneficia. El punto no es discutir si los jóvenes son más o menos propensos a apoyar a la concertación, sino cómo hacemos que los jóvenes que hoy tienen una visión más “progresista” de la vida, se sientan identificados por las ideas de la libertad (que hoy por hoy aparece a la opinión pública como ideas liberticidas).
    Ese es el quid del asunto: cambiar mentalidades, hacer el mensaje más atractivo.
    Es bastante reduccionista y hasta, debo decir, contradictorio. En plena campaña del 98-99 cuando Joaquín Lavín iba punteando actores de la derecha criticaban al gobierno por impedir que los jóvenes votaran, porque “las encuestas demostraban que Lavín le ganaba a Lagos en el segmento joven”. Hoy aparecen diciendo lo contrario.
    Vuelvo a la idea central de que oponerse a este proyecto es oponerse a una de las bases de la democracia: favorecer la participación y ser “competitivos” en un segmento hoy ignoto: los jóvenes.

  4. vozyvoto Says:

    A propósito de los comentarios de Magdalena y Rodrigo, la columna de Harald Beyer y Alvaro Fischer hoy martes 27 en El Mercurio:

    http://blogs.elmercurio.com/columnasycartas/2008/05/27/inscripcion-automatica-y-compe.asp

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: