El Desafío de Piñera (Juan Carlos Eichholz)

Los dejo con una interesante reflexión publicada el pasado lunes 5 de enero en El Mercurio:

“¿A cuántas personas conoce usted que, siendo votantes tradicionales de la Concertación, declaran que sería bueno para el país un cambio en la coalición gobernante? Mi experiencia es que son muchas. Sin embargo, ¿qué pasa cuando usted les pregunta por quién van a votar en la próxima elección? La respuesta, casi invariablemente, es que lo harán por el candidato oficialista. ¿La razón? No están dispuestas a dar su voto a la Alianza o a Piñera.

¿Por qué esa contradicción? Por una parte, está la clásica desconfianza en la llamada derecha, que en el inconsciente colectivo evoca a ese empresario apatronado y a ese político pinochetista. Pero, por otra, Piñera es visto como más de lo mismo; es decir, no representa para la gente un modo distinto de hacer política.

Es cierto que la Alianza ha progresado mucho en los últimos años, aprendiendo a manejar las rencillas internas y colgándose de su candidato presidencial para mostrar una cara menos teñida de esa derecha clásica. Los resultados, de hecho, se vienen notando en las encuestas y en las elecciones. Pero, ¿será suficiente para que ese elector concertacionista entregue el más preciado de sus votos, el de Presidente? Tengo mis dudas, porque no hay que olvidar que el piloto automático en este país apunta hacia la centroizquierda, y se trata de un asunto de lealtades muy arraigadas.

Por lo mismo, el desafío de Piñera es más profundo de lo que se ve. Y es que no basta con que represente la alternancia en el poder, sino que tiene que ir más allá: debe representar el cambio en la política.

Si la cancha en la que se juega está rayada en función del eje Alianza-Concertación -que para la mayoría es una versión actualizada del eje Sí-No, la coalición oficialista tiene posibilidades de ganar, a pesar de estar desgastada y a pesar de la situación económica del país. Sin ir más lejos, la última encuesta CEP ya muestra una tendencia hacia el acortamiento de las distancias. Siendo así, Piñera debe buscar jugar en otro espacio para fortalecer sus posibilidades: la cancha de la vieja política versus la nueva política.

Esa nueva política, que tiene que ver con los nuevos tiempos, se caracteriza más por lo emocional que por lo racional, más por la participación ciudadana que por las decisiones cupulares, más por escuchar que por hablar, más por hacer preguntas que por dar respuestas, más por la colaboración que por la competencia, más por la franqueza que por el comentario políticamente correcto, más por tener dudas que por otorgar falsas certezas.

¿Está dispuesto Piñera a jugar en esta cancha? ¿Puede hacerlo?”

Link: http://blogs.elmercurio.com/columnasycartas/2009/01/05/el-desafio-de-pinera.asp

Anuncios

Una respuesta to “El Desafío de Piñera (Juan Carlos Eichholz)”

  1. MIM Says:

    http://www.poder360.com/article_detail.php?id_article=1115

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: