CARTA DE PRESENTACIÓN

por Cristóbal Bellolio (publicada en La Nación Domingo del 9 de agosto)

Cuando tenía 18 años, en mi primera semana en la universidad, se me acercó un dirigente gremialista a informarme que debía optar entre “ellos” y “nosotros”. Desde entonces vivo obsesionado con la posibilidad de participar algo distinto. Al rato reconocí que había varios con la misma idea. Y aunque abandonar la comodidad y romper ciertos vínculos político-familiares no siempre es una invitación sugerente, cuando se hace en colectivo se convierte en aventura. Y se despiertan los sentidos. Se crea.

Es altamente probable que Independientes en Red no sea el remedio que Chile necesita ni mucho menos. Pero contra la corriente centrífuga de hoy en día (donde cada cual va tras su proyecto personal), decidimos asociarnos para compartir un sueño. Como a veces pasa, es difuso. No es una profecía ni un ladrillo, es un instinto visceral arraigado en los anhelos básicos de libertad y justicia, para transformar al Chile de los privilegios en el país del mérito y las oportunidades.

Nos dirán que somos acreedores de esa ventaja. Es verdad en una gran cantidad de casos. Pero la historia de muchos otros está más asociada al esfuerzo y el coraje. Seguimos siendo una elite de profesionales, y nadie pretende desconocerlo. La verdadera diversidad es el desafío de cualquier grupo que pretende representar a los chilenos en el siglo XXI. Y como síntoma de que hemos cambiado como nación es que estamos bastante seguros de que es posible construir una alternativa política que dé la batalla en ciertas causas y que pueda dialogar internamente en otras. No buscamos un discurso monolítico. Buscamos uno sincero.

Nos han recomendado en sucesivas ocasiones aprovechar las plataformas existentes. Dar la pelea por dentro. Para nosotros “dentro” es el sistema, porque los partidos actuales no son eternos ni divinos. Nacen y mueren en coyunturas, obedecen a los tiempos. Nosotros estamos tentando al nuestro. Existe una generación (quizás dos) de compatriotas que se han criado en democracia y no tienen ganas de repetirse la misma película nostálgica. Tomémonos en serio la posibilidad de que prefieran opciones políticamente propias. La ajenidad es la verdadera causa de la desafección.

Vocación de poder no falta. Hay que entrenarla, obviamente. Hay que entusiasmar a miles a ejercerlo. Pero en un equipo de fútbol hay delanteros, volantes, defensas y un arquero. No todos asumen el mismo rol. Pero sabemos que juntos somos más valientes. Y valentía se necesita para hacer una diferencia con la derecha a la cual se nos asocia. No es ni remotamente un trauma. Es la  necesidad de dar una interpretación coherente al espacio que ocupamos en el arco iris. Recogemos el espíritu del progresismo porque creemos que de nosotros depende dar forma a un mundo mejor.

Si me preguntan cómo va a terminar esta aventura, no tengo certidumbres para dar y obstáculos para regalar. Haber manifestado la voluntad de transitar hacia un partido político es un primer paso. Significa dejar la trinchera de la opinión y pasar al frente. Organizarse en serio. Hacer varias renuncias. Romper un par de huevos. ¿Estará Independientes en Red a la altura? Yo voto que sí.

Link: http://www.lanacion.cl/prontus_noticias_v2/site/artic/20090808/pags/20090808223440.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: