¿UNA NUEVA DERECHA?

por Cristóbal Bellolio (publicada el jueves 7 de enero en La Tercera)

Han transcurrido 52 años desde que la derecha no accede democráticamente al poder político en Chile. En marzo próximo esta larga sequía podría llegar a su fin, si el candidato de la Coalición por el Cambio ratifica el 17 de enero su favoritismo en las encuestas. Y aunque es evidente que el desgaste de la Concertación propicia el cambio de signo, no podemos dejar de observar las particularidades de un proyecto de centroderecha que se distinguen de sus antecesores.

Durante varios años sus ideólogos (si cabe la denominación en un mundo reacio a la reflexión teórica) discutieron a través de conversaciones, columnas y documentos sobre la necesidad de articular un relato o narrativa capaz de seducir electoralmente a los chilenos y servir como eje central de su gestión. Para muchos, esta búsqueda era meramente esotérica: La promesa de una administración honesta y eficiente sería suficiente para la victoria. Sólo para ganar, decían otros, pero no para construir una real mayoría política y cultural en el país, lo necesario para llevar adelante reformas que requieren más de un período presidencial.

¿Encontró un relato distintivo la derecha chilena en esta campaña? No necesariamente. En parte porque han preferido empatarle al rival planteando que lo suyo no sería radicalmente distinto de lo que los chilenos han vivido los últimos 20 años. Con el mismo modelo, pero con mejores ejecutores, ideas frescas y menos tolerancia a la corrupción. Que ahora Piñera sepa “escuchar” o “trabajar en equipo” no alcanza para hablar de un nuevo relato. Su campaña ha optado por portar las banderas de un nuevo paradigma de administración del Estado antes que invocar los pesados valores del orden, la libertad o la responsabilidad individual. Han estado más cerca del modelo inglés de David Cameron que del francés de Nicolás Sarkozy. En síntesis, la forma ha sido el fondo.

Sin embargo, hay que reconocer ciertos avances sustantivos. La vocación popular de la UDI, inédita en la derecha clásica, ha contribuido a dibujar un sector más sensible ante la desigualdad social. El alejamiento parcial (por edad antes que por voluntad) de figuras ligadas al régimen de Pinochet ha contribuido a consolidar la imagen de un proyecto genuinamente democrático. La reciente victoria de sectores liberales respecto de la inclusión de temas históricamente vedados por el conservadurismo también da cuenta de un escenario distinto. Este último factor permite también anticipar tensiones internas. Las críticas a las “dos almas” del oficialismo han sido recurrentes, pero si Piñera pretende abrir su gobierno hacia el centro y más allá, especialmente en controversias morales, deberá lidiar con un robusto elenco de autoflagelantes gremialistas mientras es azuzado por los autocomplacientes de su entorno más cercano. Es dudoso que este énfasis liberal trascienda las declaraciones testimoniales y tome forma de iniciativas legislativas.

Quedan otras tantas interrogantes sin respuesta, pero sumando y restando, la derecha chilena efectivamente se ha moderado y modernizado. Si el comando de Frei se obsesiona ruidosamente con el “progresismo”, la campaña piñerista ha reclamando silenciosamente el “pluralismo”, descubriendo que la diversidad constituye un activo político. Después de tanto tiempo fuera del poder, ya venía siendo la hora.

Link: http://latercera.papeldigital.info/?2010010701#8

http://blog.latercera.com/blog/cbellolio/entry/una_nueva_derecha

Anuncios

2 comentarios to “¿UNA NUEVA DERECHA?”

  1. Cristóbal Says:

    Tengo mis dudas respecto a esa apertura liberal de parte de la derecha. Me huele más a estrategia de campaña a que real cambio de paradigma. Como bien planteas, va a haber disputa constante en forma interna, por lo cual ese nuevo enfoque difícilmente sea tal en la práctica. No es para ilusionarse.

    Para mí, algo muy valioso de la derecha en esta campaña (al margen de los baches que hayamos visto) es que supo afirmarse en el momento justo, para en la recta final emanar un aire absoluto de seguridad y superioridad, que se transmite, es palpable. Los tipos hablan, pero da la sensación que lo hicieran a sabiendas de estar varios escalones arriba, a otro nivel, pero sin ser presumidos como la Concertación.

    Tengo 22 años y no conozco en profundidad la historia de campañas políticas. Pero de lo que entiendo, me parece que realmente la Concertación ha dictado la mejor cátedra en años de cómo no se debe hacer campaña.

    Saludos.-

  2. M4rc0 Says:

    He visto durante 20 años el funcionamiento de la concertación. Previo a esto , vi y sentí el funcionamiento de la máquina militar, y con esa experiencia vivida y vista siento que evidentemente hubo una renovación en todo el espectro político….salvo las viejas mañas de acusaciones y técnicas de desinformación que no todos identifican correctamente.
    Es verdad que hay algunos recalcitrantes que sienten nostalgia de lo bueno que fueron, pero han hecho nada por actualizarse.
    Si en mi pega “se me exige” estar al día, ¿Porqué ellos no deberían hacerlo? No vieron el caso Francés en la Web, y Merkel, y tantos otros que de Izquierda tienen tan sólo el nombre…….como Lula!!??

    En fin, renovación existe…lo que necesitamos ahora es que se construyan equipos liderados fuertemente por el que gane y que esos equipos sirvan al fin mayor, es decir, al país.

    Muy buen blog , dan ganas de opinar.

    M4rc0.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: