EL “SÍ” DESPUÉS DEL “NO”

por Cristóbal Bellolio (publicada el lunes 25 de enero en La Tercera)

La Concertación nació a fines de los ochenta para decirle que No a la continuidad de Pinochet. Comunistas, socialistas old school y socialistas renovados, liberales, socialcristianos: Todos confluyeron en un solo gran movimiento cuyo factor aglutinador era la oposición al régimen militar. Luego, con algunas deserciones, gobernaron 20 años. Pero en su primera elección presidencial sin el dictador vivo, pierden el poder.

Podrán enumerarse decenas de tareas para la nueva Concertación: renovar las elites partidarias, mejorar las prácticas, ejecutar un digno rol opositor. Pero las generaciones herederas de la épica de 1988 tienen una misión todavía más trascendente: Encontrar un nuevo relato capaz de unir a la centroizquierda. Si antes fue decir que No, ahora tendrán que buscar un Sí, una narrativa positiva que justifique la alianza política más allá de los buenos recuerdos. Si antes fue la recuperación de la democracia, todavía no está clara la nueva bandera.

Ya no pueden arrogarse la chapa exclusiva de los demócratas: Acaban de ser derrotados en las urnas. Ya no pueden rasgar vestiduras contra la economía de mercado: Administraron el modelo con éxito. ¿No fue acaso Lagos “el presidente de los empresarios”? Para peor, la derecha de Piñera les empató el discurso de protección social y por primera vez se muestra abierta a la diversidad valórica. La promesa de un gobierno eficiente que no pierde ni un minuto contrastó con los signos de corrupción que afloraron en el seno del poder. Algunos viejos mitos, sobre los cuales se edificaba la superioridad concertacionista, han caído en el olvido.

En este escenario, sin cambios sustantivos en la oferta de centroizquierda, la centroderecha puede estar tranquila. Para los primeros, todo parte por reconocer el estancamiento, tal como lo hicieron los laboristas ingleses a comienzos de los ’90, cuando se dieron cuenta que ellos estaban siendo los verdaderos conservadores y eran las fuerzas del mercado las revolucionarias. En ese momento se activó un proceso de renovación que puso a Blair en el poder en 1997 y cuyo ciclo se extiende hasta nuestros días. Su oferta programática y estética fue tan atractiva que obligaron al rival a parecerse. ¿Estarán dispuestas las nuevas generaciones concertacionistas a asumir que los chilenos vieron en Piñera algo más que “el poder del dinero”? ¿Estarán dispuestos a parecerse al presidente electo en su desprejuiciado amor por los símbolos de la modernidad? ¿O todavía buscan líderes que, como alguna vez dijo Aylwin, “nunca pisarían un mall”?

Así como la centroderecha aprendió a regañadientes de la Concertación la importancia de ampliarse ideológicamente para aspirar a la mayoría, hoy la centroizquierda debe aprender de esta Coalición por el Cambio. Debe aprender a imitar lo bueno mientras innova en un discurso esencialmente de futuro. En las recientes elecciones, por primera vez, votaron aquellos nacidos en tiempos de Aylwin. A ellos hay que explicarles por qué deberían votar por la nueva Concertación, sin mirar por el espejo retrovisor. Por qué se merecen el “Sí”.

Link: http://latercera.papeldigital.info/?2010012501#09

http://blog.latercera.com/blog/cbellolio/entry/el_s%C3%AD_despu%C3%A9s_del_no

Anuncios

4 comentarios to “EL “SÍ” DESPUÉS DEL “NO””

  1. pablo Says:

    Todo bien con la columna salvo que asume muchos valores en Piñera y la alianza que están por demostrarse. No basta declarar que no hay tiempo que perder, ni declarar que habrá más protección social o que se es democrático. Simplemente asumirlo es caer en la prepotencia de la alianza y sus integrantes (que el autor lleva en el alma), de que son los más eficientes, los más preparados, los más transparentes…La Concertación dio muestras de todo ello, Piñera por el contrario, sólo pasos equívocos en su relación con el dinero, luego sale Novoa con los ddhh, etc….

  2. Javier Montero Says:

    Pablo, no entiendo tu comentario, a lo que apunta cristóbal es al cambio retórico del siempre sempiterno discurso de la dictadura, de pinochet y cuanta tontera sirve de trinchera para esconder abusos, negociados y errores enormes en la administración del estado. No veo que la concertación haya dado muestras de ser eficientes, preparados puede ser ya que se han ido todos con dinero del estado a estudiar al extranjero sin demostrar excelencia académica, y de transparentes…bueno esta MOP-GATE, MOP-CIADE, CHISPAS, EFE, Puente loncomilla, el famoso jarrón de lagos, la ley de sub contratación que se realizó en el gobierno de Frei y que logró que los puestos de trabajos fueran mas desechables que el juguete de la cajita feliz del Mc Donald, asi que no me vengas con tonteras morales que la concertación(no sé tu pq no te conozco) no tiene moral para increpar antes de que se realizen, actos que ellos mismos han cometido por 20 años

  3. Alvaro Says:

    Mira yo soy un convencido que la Oferta de Piñera no fue lo que gano la eleccion, mas bien fue un no mas Frei. y una campaña entre los jovenes y via internet que mostraba todas y cada una de las falencias del ex-presidente.
    Personalmente jamas votaria por Frei, y muchos compatriotas estaban en las mismas. De hecho el fenomeno que deberia analizarse fue el inmenso rechazo que provocaba en la ciudadania la figura de Frei. El rechazo fue tanto que incluso se apelo a no votar por Piñera o campañas votar es votar por Piñera, para intentar salvar la eleccion.
    La historia aqui es clara, la mala vision del pais que tuvieron las cupulas concertacionista que apostaron a que la ciudadania le daria su apoyo incondicional a cualquiera, incluso a Frei.
    Si pones atencion a lo que se decia, la mayoria de la gente estaba a favor o en contra de Piñera, y realmente muy pocos entusiasmados con la idea de Frei presidente.
    Frei y todos los que lo apoyaron han sido culpables de la derrota.

  4. Guillermo Says:

    Mmm, creo que la concertación nació como algo más que un rechazo a la dictadura: Había en sus orígenes un proyecto de país detrás de eso, un país más inclusivo, más justo, más participativo, con una democratización profunda de la sociedad.
    No creo que se hayan arrogado la exclusividad de ser demócratas: sólo pelearon para que regresara la democracia y todos pudieran participar democráticamente, incluso la gente derechista y los pinochetista.
    Concuerdo con que se limitaron a administrar el modelo económico y ese fue un error garrafal. Porque además lo terminaron de extrapolar a todos los ámbitos sociales: ahora todo se mide económicamente”, la políticas públicas, la educación, las leyes. Desaparecieron los valores éticos o filosóficos que existían. Por eso en parte ganó la derecha, por que en esta era “economicista”, ellos supuestamente son más eficientes, aunque no sé si eso es bueno para un país (para una empresa, claro que sí, porque en una empresa lo que vale es la ganancia para el dueño del capital).
    En cuanto a que las fuerzas del mercado sean revolucionarias… me parece una exageración: el mercado es siempre lo mismo: máxima ganancia a costa de un menor costo… y en eso sabemos quiénes terminan perdiendo (más allá de las escasas externalidades positivas que pueden resultar).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: