El dilema de los liberales

Ya que febrero es mes difícil para escribir a la distancia, los dejamos con esta columna de Patricio Arrau reciclada de los días pre eleccionarios, particularmente del 8 de enero. Creemos que la reflexión que hace es altamente valiosa para entender el presente político de los liberales chilenos, contribuyendo así a proyectar su futuro:

“El próximo 17 de enero el país se apronta a elegir un nuevo Presidente, el quinto desde que se recuperó la democracia en 1990. Es difícil comprender la expectante posibilidad que tiene la centroderecha de llegar al poder democráticamente por primera vez desde Jorge Alessandri si no nos detenemos a analizar lo que ha ocurrido a un importante número de chilenos, entre los cuales me incluyo, que se declara políticamente liberal.

En el sistema electoral binominal que impera en el país, el cual estimula la preponderancia de dos boques políticos, los liberales han estado tradicionalmente repartidos entre esos dos bandos. Claramente, el liberalismo económico se encuentra mejor representado en la Alianza y el liberalismo valórico en la Concertación. Por ello, quienes se sienten verdaderamente liberales, al optar por un bloque político han tenido que cargar con la carencia de liberalismo que dicho bloque lleva consigo.

Por ejemplo, los liberales de la Concertación siempre nos hemos sentido incómodos con el estatismo e intervencionismo económico de muchos concertacionistas, es decir, con su resistencia a desprenderse de empresas públicas que no se justifica mantener, al exceso de fiscalización en algunos mercados y al enfoque asistencialista que impera en la política sociales de parte de muchos en el oficialismo, junto con su resistencia a reducir los impuestos distorsionadores de la inversión y el ahorro.

Por su parte, los liberales de la Alianza han debido soportar la postura conservadora de muchos de sus correligionarios en materia de divorcio, píldora del día después, orientación sexual, etc.

En esta elección presidencial es evidente que el mundo liberal se ha inclinado en una mayor proporción hacia la Alianza y Sebastián Piñera, que hacia la Concertación. Ello se explica por dos razones. En primer lugar, la campaña del ex presidente Frei se ha estatizado considerablemente relativo a lo que fue su realizador gobierno en materia de reformas económicas liberalizadoras. Se ha escuchado en su campaña muy poco acerca del extraordinario conjunto de reformas de infraestructura, puertos y sanitarias de aquellos años, que se encuentran entre las reformas más importantes de su anterior gobierno.  En lugar de ello, se ha escuchado demasiado que lo que la gente quiere es más Estado.

Aparentemente muy mal aconsejado por algunos asesores, interpretó la crisis global de septiembre de 2008 como un evento que conduciría a una economía muy intervenida y fiscalizada por el Estado. Esos despistados asesores se equivocaron, puesto que el capitalismo ha tenido una enorme capacidad histórica para reinventarse y la economía mundial está reemergiendo en lo fundamental muy parecida a lo que era en agosto de 2008. Esta supuesta demanda por más Estado no ha sido un foco adecuado de la campaña de Eduardo Frei y es inevitable que haya perdido votos liberales que antes votaban Concertación.

En segundo lugar, para sorpresa de muchos, la campaña de Sebastián Piñera ha sido capaz de imponer entre sus más conservadores aliados varios temas liberales. Quienes siempre hemos creído que el conservadurismo valórico de la derecha se entromete demasiado en nuestras vidas privadas, no podemos sino reconocer que en esta ocasión la campaña de la Alianza nos ha sorprendido.    

El dilema de los liberales seguirá presente mientras exista el sistema binominal, que impide que nos encontremos en el centro, pero esta vez Piñera se ha llevado a su redil una mayor proporción del mundo liberal, algunos abierta y públicamente, otros en el secreto de la urna.”

Link: http://blog.latercera.com/blog/parrau/entry/el_dilema_de_los_liberales

Anuncios

Una respuesta to “El dilema de los liberales”

  1. Níckolas Laport Aldunate Says:

    Creo que si bien el dilema es bastante contingente, no por eso deja de ser bastante pedestre, ya que considero que epistemológicamente hay dilemas mas grandes, como por ejemplo el de libertad vs eficiencia del actuar gubernamental, la racionalización del liberalismo vs la presencia del espiritu del laissez faire, y asi un monton mas. Creo que el dilema de los liberales expuesto en esta columna esta resuelto desde la genesis: El no pertenecer a colectividad alguna de las que el abanico presenta, por lo que resulta innecesario ahondar mas alla de un estornudo y una sonrisa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: