EN LA POLE POSITION

por Cristóbal Bellolio (publicada en La Tercera el viernes 30 de julio)

Joaquín Lavín nuevamente está en la pole position. Según la encuesta CEP conocida ayer, es la figura mejor evaluada del oficialismo, superando cómodamente a sus compañeros de gabinete y a sus correligionarios parlamentarios. Perder la senatorial en la V Costa estuvo lejos de convertirse en su debacle política. Por el contrario, su cargo ministerial aparece hoy como la mejor ventana de exposición, aun en una cartera tan compleja e ingrata como educación.

Sus ventajas en la carrera por la sucesión presidencial al interior de la centroderecha son evidentes. No carga con ninguno de los problemas del gobierno y ostenta muchas virtudes que a éste le faltan: nadie le destapa conflictos de interés, tiene vasta experiencia política, es un hábil comunicador, y es percibido por la ciudadanía como empático, cercano y sincero. A esto se agrega que pertenece a las filas de la UDI -resolviendo el problema del mejor derecho a la alternancia en el oficialismo- al mismo tiempo que le confiere al Presidente Piñera el mérito de haberlo reciclado políticamente, proyectándolo como delfín propio.

Esta noticia, sin embargo, no es auspiciosa para el proyecto de una derecha liberal ni para las demandas de renovación de la dirigencia. Probablemente sea el ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter quien mejor encarne ambas aspiraciones. Ante el avance de ideas progresistas en nuestro país y un nuevo padrón electoral, el nuevo Lavín debe renunciar al integrismo y resucitar el pragmatismo que lo caracterizó en su primera candidatura. Si repite su performance de 2005 (“no quiero un Chile donde mi hija lleve un condón en la mochila”), generará altísimo rechazo.

¿Pondrá en juego su capital político en su gestión ministerial? Para los chilenos, la educación es la puerta a un mundo de igualdad de oportunidades, pieza clave del discurso piñerista. La capacidad que tenga el ministro Lavín de avanzar en este campo minado será agradecida por el país. En recientes entrevistas ha señalado que está dispuesto a arriesgar su popularidad por aquellas decisiones que cree correctas. Las apuestas en política son el doble o nada: si pisa huevos y éstos resultan quebrados, muchos grupos de interés querrán pasarle la factura. Por otro lado, la tentación de evitar profesores en pie de guerra y estudiantes movilizados es razonable (nadie quiere ser el próximo Martín Zilic). Pero si la opinión pública se cuadra de su lado, su posición dentro de la centroderecha resultará fortalecida y proyectada hacia desafíos mayores. En especial uno llamado Michelle Bachelet.

Link: http://www.papeldigital.info/lt/2010/07/30/01/paginas/010.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: