LAS HUELLAS DE UNA GENERACIÓN

por Cristóbal Bellolio (publicada en Diario30 el lunes 24 de octubre de 2011)

Los partidos que dominan el escenario político chileno conforman un panel representativo de una generación marcada a fuego por su contexto histórico. Todavía obedecen al clivaje del plebiscito de 1988. Muchos partidos incluso nacieron para preparar el terreno a dicho evento. Otros de larga data se redefinieron en ese punto y pasaron a consolidar alianzas inéditas que darían origen a un nuevo orden en la distribución de fuerzas. Afectivamente hablando, los líderes de los últimos 21 años en Chile vienen programados con el software Pinochet – Allende. Este no es un juicio de valor, es una constatación fáctica.

De la reflexión anterior sólo se puede obtener una pista para corregir la crisis de representación: para que una nueva generación valide el rol de los partidos se requiere de mayor espacio y libertad para que sea ella la que fije el relato de su aventura política. Si el equipo sigue siendo el de los padres hay mucho valor en la tradición pero pocas capacidades de proyección y adaptación. La crítica no es a los partidos en cuanto instituciones, sino taxativamente a estos partidos y su dificultad específica para conectar con narrativas y elencos nuevos.

Hay países donde los partidos nacen y mueren en cada elección presidencial –el caso guatemalteco es dramático- y otros contextos en los cuales los partidos parecen ser consustanciales al sistema –como republicanos y demócratas en Estados Unidos. Los primeros lucen inestables, los segundos pétreos. Chile debe encontrar el equilibrio en la ecuación. Atendiendo a la importancia de que los partidos sean capaces de representar ideas que trascienden la contingencia, hoy se hace urgente encontrar válvulas de escape que aseguren mayor dinamismo y competitividad al interior del sistema.

Las alternativas se reducen básicamente a dos: renovación o reemplazo.

La primera se produce cuando los partidos implementan mecanismos positivos para dar tiraje a la chimenea. Invierten en su cantera: no pasa mucho tiempo antes de que debuten en primera. El éxito de la UDI en este ámbito ha sido notable. Su problema está en el otro extremo de la cadena: los viejos referentes se niegan a abandonar, menos ahora que han conseguido el gobierno después de tantas frustraciones. Un partido que no asume una renovación constante es un partido destinado a descascararse.

El segundo camino es por fuera. Implica aceptar como premisa que ninguno de los partidos en carrera es suficientemente idóneo para desplegar la vocación política, ni lo será en el corto plazo. Implica estar dispuesto a organizar estructuras partidarias originales que den mejor cuenta de las tensiones, liderazgos y contenidos de un período. Implica desechar las ofertas del mercado ya sea porque es incompleta en términos ideológicos o es hostil en cuanto a generación de confianzas.

Hay mérito en ambas alternativas. Tanto los que renuevan como los que reemplazan están diciendo sin ambigüedades que valoran el foro público y sus instituciones. No amenazan la política, le dan nueva vida. Por dentro o por fuera, son grupos dispuestos a dar la pelea con las reglas de una comunidad civilizada. Hoy vemos como las barreras a la entrada del modelo chileno están afectando el mismísimo sistema inmunológico de nuestra democracia.

La mejor manera de revitalizar el vínculo entre ciudadanía y partidos políticos es darle la oportunidad a la primera de que determine sus propios intermediarios. El abanico de representantes disponible se ha oxidado con el tiempo. Otro Chile toma forma y nuevos barcos cargan esas expectativas. Los partidos actuales no tienen patente de corso: O ceden espacios internos para que el proceso de renovación se lleve a cabo o le hacen espacio exterior a otras estructuras con el mismo derecho de competir. Llegó el momento de que una nueva generación chilenos establezca su propia huella en la historia política.

Link: http://diario30.com/politica/las-huellas-de-una-generacion-2/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: