Archive for 11 octubre 2012

LA HOMOFOBIA NO ES GRATIS

octubre 11, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 11 de octubre de 2012)

Hace 22 años la homosexualidad fue excluida de la lista de enfermedades por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La psicología nos enseña que las llamadas terapias reparativas de la homosexualidad inducen sufrimiento, depresión e incluso suicidio. Sin embargo algunos grupos católicos todavía creen que es posible tratarla como una patología y “curar” a la población gay volviéndola heterosexual.

Hace 52 años la ciencia determinó que las personas homosexuales tienen la misma capacidad que los heterosexuales. La historia además relata que los ejércitos más fieros de la antigüedad –entre ellos los espartanos- eran conocidos por las prácticas eróticas de sus soldados. Pero algunos piensan que permitir su ingreso a las FFAA chilenas significa debilitar la defensa del territorio y quedar a merced de nuestros vecinos en caso de guerra.

Ambos casos reflejan un grado de prejuicio e ignorancia notables. Esto no significa que estas expresiones deban ser prohibidas. A fin de cuentas creer cosas aberrantes es parte de la libertad humana. Sin embargo la opinión pública tiene todo el derecho de repudiar estos episodios. En el primer caso para avergonzarse de la universidad que cobijó el foro homofóbico y en el segundo caso para hastiarse de un parlamentario con tamaña deficiencia intelectual.

En los últimos años hemos avanzado en materia de respeto a la diversidad. Las marchas en favor de la igualdad de derechos son masivas y exitosas. Hace poco aprobamos una importante legislación antidiscriminación. Es verdad que los numeritos mencionados constituyen un retroceso. Lo positivo es que ya no pasan piola. Chile está cambiando subterráneamente a pesar de sus instituciones tradicionales. Una nueva generación emerge con más educación y menos tabús que sus padres y abuelos. Nuestra indignación es buen síntoma. Es la fiebre que avisa que algo no anda bien.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2012-10-11&PaginaId=22&bodyid=0

Agresión a profesor

octubre 9, 2012

Publicada en la sección Cartas al Director de El Mercurio del 9 de octubre de 2012

Señor Director:

Con consternación nos hemos enterado del brutal ataque que sufrió el académico del Centro de Estudios Árabes de la Universidad de Chile Kamal Cumsille, a manos de un grupo de encapuchados que se enfrentaban a carabineros en el campus Juan Gómez Millas.

Nos parece de altísima gravedad que profesores de una casa de estudios sean víctimas de la violencia cobarde de grupos que dicen luchar por una mejor educación, especialmente cuando se están desempeñando en sus lugares de trabajo.

A través de esta carta queremos manifestar nuestra solidaridad con el profesor Cumsille y su comunidad académica. Al mismo tiempo, esperamos que todos los estudiantes y sus dirigentes condenen estos hechos que sólo revelan barbarie e incapacidad de diálogo.

Claudio Agostini
Cristóbal Bellolio
Gonzalo Bustamante
Mario Drago
Eduardo Fajnzylber
Jorge González
Julio Guzmán

Daniel Loewe
Héctor Martinovic
Aldo Mascareño
Leonidas Montes
Eugenio Rengifo
Andrea Repetto
María Isabel Retamal
Profesores Escuela de Gobierno UAI

Link: http://blogs.elmercurio.com/columnasycartas/2012/10/09/agresion-a-profesor.asp

Carta a un chavista

octubre 7, 2012

por Enrique Krauze (publicada en La Nación de Argentina el 5 de octubre)

Le parecerá extraño que me dirija a usted. Se preguntará: ¿qué tiene que decirnos un escritor mexicano a nosotros, los venezolanos, y en particular a nosotros, los chavistas venezolanos ?

Verá usted. Me importa y preocupa el destino de Venezuela porque creo que los países de la América hispana formamos parte de una Patria mayor a nuestras patrias y que por ello nuestros destinos están unidos. Por eso, aunque soy mexicano, dediqué un año al estudio de la historia y la vida de Venezuela, y publiqué el libro El poder y el delirio .

Yo no soy un enemigo de Hugo Chávez. Soy un crítico de Hugo Chávez, que es muy distinto. Yo le reconozco su vocación social. Para eso estableció las diversas misiones: para proveer de educación, salud, alimentos y otros bienes y servicios a los más necesitados. Pero, así como no le escatimo esa vocación, creo ver con claridad las limitaciones y los vicios de su estilo personal de gobernar y los enormes problemas que ha propiciado su larga permanencia en el poder.

Esa permanencia es ya un obstáculo para el desarrollo sano de su país. Una frase sabia, acuñada por el historiador inglés lord Acton, resume siglos de experiencia: “El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente”. La historia del siglo XX demuestra con creces hasta qué punto tenía razón: los autócratas que prometieron el cielo en la tierra terminaron por traer a sus pueblos hambre, desolación, pobreza, guerra y muerte. En consecuencia, la mayor prioridad de una auténtica democracia es poner límites al poder absoluto. Y Venezuela está ahora mismo frente a esa necesidad histórica: debe poner límites al poder absoluto.

No es necesario eternizarse en el poder para desplegar una obra social perdurable. En México, el presidente Lázaro Cárdenas es recordado aún por el pueblo con agradecimiento, pero Cárdenas gobernó seis años (1934-1940) y ni un minuto más. Una nación no puede confiar indefinidamente su destino en manos de un hombre. Y una nación no debe confiar en la palabra de un gobernante como si fuera la palabra de Dios.

Porque el hecho es que detrás de los interminables discursos del presidente, detrás de las infinitas apariciones en la televisión, se oculta una verdad que los chavistas descubrirán alguna vez, con inmenso pesar. Me refiero, por ejemplo, al increíble dispendio de los casi 700.000 millones de dólares que han entrado a las arcas de la empresa estatal de petróleo Pdvsa (que llegó a ser un ejemplo de modernización). Aunque el presidente Chávez ha enmascarado con el velo de su discurso la corrupción de la elite política y militar que le es adicta, el país atraviesa una grave crisis: los niveles de inflación son los más altos del continente; hay -usted lo sabe- una aguda carestía de alimentos básicos, electricidad, cemento y otros insumos primarios (como resultado de las masivas expropiaciones a las empresas privadas, y la ineficacia y la corrupción de los nuevos administradores públicos). Y para colmo, la criminalidad es la más alta del continente.

Venezuela tiene hoy la alternativa de votar por un proyecto distinto, el de Henrique Capriles, joven valeroso, sensible, responsable, conciliador y visionario. Sus propuestas buscan recobrar la sensatez económica y ha prometido que respetará y mejorará las conquistas sociales, y no afectará los sueldos y las prestaciones de los empleados gubernamentales. Le sugiero a usted, respetuosamente, considerarlo.

Las llagas de Venezuela son inmensas, pero acaso la llaga mayor no sea ni social ni económica sino moral. Me refiero a la discordia dentro de las familias venezolanas y a la discordia dentro de esa Gran Familia que es Venezuela. Es natural que las personas sostengan opiniones distintas, pero esas opiniones -por más diversas y aun opuestas que sean- son sólo eso, opiniones, y no tienen por qué convertir a las personas en enemigos. El presidente Chávez y sus voceros ven el mundo dividido entre “enemigos y amigos”, lo cual es sumamente injusto, degradante y peligroso, porque en la historia los enemigos no dialogan entre sí: los enemigos, finalmente, se matan.

En este sentido, los insultos racistas que Chávez ha vertido sobre Capriles han sido infames. Llamarle “nazi” a un hombre cuyos abuelos fueron exterminados por los nazis es una barbarie que va más allá de los adjetivos. Los venezolanos son muy sensibles, felizmente, a la memoria de los mayores. Por eso usted no puede apoyar semejante vileza. Capriles Radonski no tiene nada de qué avergonzarse por sus ancestros.

Por lo demás, ya que Chávez se percibe a sí mismo como un redentor y ha llegado a invocar al propio Cristo en sus campañas, estoy seguro de que a usted no se le escapa la devoción de Capriles por la Virgen del Valle, patrona de la isla de Margarita, devoción compartida por millones de sus compatriotas. El fervor de Capriles no es calculado ni político. Es un fervor íntimo y sincero. Por eso conmueve a quienes lo abrazan en los pueblos.

Los hombres tenemos grabada en el alma la libertad. Ni aun queriéndolo podemos renunciar a ella. Y entre todas las libertades, la fundamental es la libertad de conciencia. Una persona no puede acallar su propia conciencia y no puede permitir que el poder intente gobernarla. Yo espero que usted ejerza su libertad el próximo domingo y vote por una Venezuela libre de odios ideológicos, una Venezuela que recobre la concordia, la tolerancia y la paz.

Link: http://www.lanacion.com.ar/1514420-carta-a-un-chavista

LA PURA CARA DE CUICOS

octubre 4, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 4 de octubre de 2012)

Como en el colegio, la ministra Matthei retó a los diputados socialistas por pavear mientras ella hacía su presentación en el hemiciclo. Les habría dicho que eran flojos, adictos a Internet y conversadores. Pero fue un “huevón de mierda” el que sacó de quicio a los parlamentarios. La respuesta contra la ministra no se hizo esperar y del rosario de ofensas los diputados Díaz (PS) y García (RN) casi pasan a las manos. Por segunda vez en un par de años, García trató de “cola” a su colega.

La dinámica de los insultos no es nueva en la política chilena. El propio O´Higgins era mortificado con el apodo de “huacho”. Manuel Montt fue calificado de “tirano miserable e hipócrita” en una acusación constitucional. Alessandri Palma sacaba aplausos refriéndose a sus colegas del senado como la “canalla dorada”. El mítico duelo entre Raúl Rettig y Salvador Allende se originó porque el primero aseguró que como doctor el segundo sólo servía para hacer autopsias. Allende a continuación lo tachó elegantemente de “ladrón”. Recién recuperada la democracia recordamos a Iván Moreira zamarreando a Jorge Schaulsohn, agregando los epítetos “pelota”, “carajo” y “cobarde”. “No me han doblado la mano estos HDP” alcanzó a murmurar con micrófono abierto el Presidente del Senado Sergio Romero cuando los detractores de Pinochet protestaban por su ascenso a la senaduría vitalicia. También tenemos el registro de las groserías que intercambiaron los senadores Escalona y Gómez al finalizar las últimas primarias concertacionistas. Y aunque se haga el divertido, el diputado PS Fidel Espinoza tiene en su cuenta el triste record de haber tratado a una colega de “momia CTM”.

Nada de esto es para celebrar. No porque creamos que los políticos y parlamentarios deban ser ejemplo de virtud o corrección sino porque el terreno del insulto personal es el fracaso del argumento, cuando se deja de pensar con la cabeza y se empieza a disparar desde la guata. Algunos creen que eso es hombría y prueba de carácter. Se equivocan: es la revelación de sus propias limitaciones intelectuales.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2012-10-04&NewsID=203306&BodyID=0&PaginaId=16

CONDOLITIO

octubre 3, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 3 de octubre de 2012)

La fallida licitación del litio es un condoro mayúsculo y nadie ha opinado lo contrario. Por lo mismo el subsecretario de minería Pablo Wagner ha presentado su renuncia y el gobierno se la aceptó sin chistar. La oposición quería que rodaran cabezas y éstas terminaron rodando. Aquí no pagó moya. Pagó Wagner, que asumió hidalgamente su responsabilidad política y se fue para la casa.

Si vemos el vaso medio lleno debemos reconocer que el gobierno reaccionó rápido y con transparencia. Fue una comisión del propio ministerio de minería la que anuló el proceso que asignó el litio a la empresa SQM. Errores se cometen todos los días, lo bueno es saber detectarlos a tiempo y con honestidad. Desprolijidad no es corrupción: mejor ineptos que ladrones.

Si vemos el vaso medio vacío es evidente que este episodio no ayuda a mejorar la imagen de un gobierno que asumió pavoneándose de su excelencia. El Presidente Piñera debe estar masticando aquella frase que le dedicó Michelle Bachelet: “otra cosa es con guitarra”. En efecto es difícil entender cómo nadie chequeó las inhabilidades de la empresa para ganar una licitación anunciada con bombos y platillos como trascendental para el sector. La grandilocuencia otra vez pasó la cuenta.

“Muerto el perro se acaba la rabia” afirmó el viejo Xavier Azkargorta al renunciar a la selección chilena allá por 1997. Es poco probable que la rabia del litio se acabe con la partida del subsecretario Wagner. Pagó los platos rotos pero los platos siguen rotos; Codelco anunció que no le interesaba el negocio, la oferta de SQM era por lejos la mejor de aquellas que se presentaron y muchos no quieren que el “oro blanco” quede bajo explotación extranjera. Se abre nuevamente el debate respecto de qué manos deben administrar los recursos naturales que pertenecen a todos los chilenos.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2012-10-03&NewsID=203180&BodyID=0&PaginaId=12

NO MÁS TE DEUM

octubre 1, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en revista Capital del 28 de septiembre de 2012)

Una vez más en fiestas patrias el Presidente asistió a las dos ceremonias religiosas que establece la costumbre. Se sentó y escuchó sermones evangélicos y católicos. Paradójico: en los días en los que recordamos la independencia y la libertad política de la nación el primer mandatario de un Estado laico se sienta a escuchar a las máximas autoridades de las Iglesias, no al revés. Puede sonar exagerado, pero bien se asimila a la idea del poder terrenal recibiendo la bendición –y la guía- del poder espiritual. Lo que más quisieran: ser la luz del camino.

Este año, por ejemplo, los pastores fueron especialmente claros respecto a la importancia de no entregarle el voto a quienes “legislan de espaldas a Dios”. A ninguno de los asistentes les pareció gran cosa. En efecto no hay transgresión alguna a los códigos de la libertad de expresión. Lo que impresiona es la poca sensibilidad que expresa la mayoría de los actores políticos frente a las demandas de un secularismo de verdad. En especial el gobierno de Sebastián Piñera, que para estos efectos califica como un retroceso respecto de las administraciones concertacionistas.

Pero el ethos de la derecha no se amilana ni reconoce error. Sostiene con orgullo su derecho a teñir el espacio público con particulares consignas sobrenaturales. Algunos incluso justifican el uso de recursos de todos los chilenos en la promoción de una determinada fe, como lo hace impenitentemente el alcalde de Independencia. Aunque es evidente que incontables normas nacen de alguna cosmovisión religiosa –se me viene a la mente el bono “bodas de oro”- la práctica de invocar explícitamente un ser celestial se ha acrecentado bajo los desvelos de La Nueva Forma de Gobernar. Casi no hay discurso de Piñera sin Dios.

El oficialismo defiende al Presidente recordando que siempre se presentó como creyente y lo elegimos sabiendo esa condición. Están en lo cierto; la crítica no es de inconsecuencia. La crítica apunta a su débil compromiso con el principio de neutralidad que caracteriza a los sistemas políticos civilizados: Piñera realmente cree que el Estado no debe ser imparcial respecto al cultivo de la espiritualidad de sus ciudadanos. Lo dijo con ocasión del Hanuka celebrado en las dependencias de La Moneda. Emulando al Príncipe Carlos –quien señaló que de calzarse la corona le gustaría ampliar su título hereditario de The Defender of the Faith (en singular) a Defender of Faith (en plural)- Sebastián Piñera confundió igualdad con neutralidad. La primera implica tratar con igual respeto a todas las diversas creencias. La segunda requiere que las instituciones públicas no diferencien entre lo religioso y no religioso en cuanto tal. Ateos y agnósticos también merecen su consideración desde la narrativa del poder.

La religiosidad está injustamente blindada en Chile. No se nos ha permitido sacarla de su guarida y enfrentarla a rostro descubierto en los campos abiertos de la razón. Ha pasado poco tiempo desde que los ciudadanos libres de la república pueden ver una película censurada por ser desagradable a los fieles. Menos desde que un programa de comedia local fue sancionado por parodiar a Jesús de Nazareth. En ambos casos los argumentos no son diferentes de aquellos que motivan a la Liga Árabe a impulsar un acuerdo global que prohíba y penalice la sátira religiosa, indignados por un cortometraje islamofóbico de baja factura. En una de esas consiguen la adhesión del representante chileno si alcanzan a votarlo antes que se vaya Piñera. Sus dos posibles sucesores –Bachelet y Golborne- son declarados agnósticos. Es poco realista que tengan la delicadeza republicana de eliminar el rito del Te Deum –es prudente ahorrarse conflictos con poderes fácticos relevantes- pero no podemos aspirar a menos que a recuperar simbólicamente la ilusión de que vivimos bajo las reglas de un Estado separado de la Iglesia.

Link: http://www.capital.cl/opinion/no-mas-te-deum/