¿A QUIÉN CALIENTAN LAS PRIMARIAS?

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 16 de junio de 2013)

Quedan apenas dos semanas para las primarias que determinarán el candidato presidencial de las dos grandes coaliciones políticas de Chile. Según los propios protagonistas, el clima electoral todavía se siente en el ambiente. El temor a la baja participación es justificado. Si cuesta una enormidad que los chilenos se levanten a votar el día de las elecciones definitivas –especialmente cuando el voto es voluntario- ¿cuántos se acercarán a sufragar en estas inéditas elecciones preliminares? ¿A quién calientan las primarias?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que las primarias son un mecanismo para que los partidos o coaliciones decidan a su candidato preguntándole su parecer a la ciudadanía en lugar de escogerlo entre cuatro paredes. Este giro en la práctica política debe ser bienvenido con independencia de los resultados que se obtengan. Aunque sean pocos los que voten el próximo 30 de junio, seguramente serán muchos más que los que habrían decidido a dedo en el sótano de un partido.

Lo segundo que debemos considerar es que estos procesos internos convocan normalmente a los ciudadanos más politizados. Los chilenos despolitizados –especialmente la generación que no vivió la polarización plebiscitaria de 1988- con suerte votarán en noviembre. Esta no es su elección y con buenas razones la perciben como ajena. El objetivo central de los partidos que se juegan algo en esta primaria es movilizar a sus bases de apoyo más fieles. Por eso los precandidatos de la Alianza no marcaron muchas diferencias en el debate: saben que le están hablando a un público conocido que no quiere extravagancias sino reafirmación de principios. El desafío es principalmente logístico: que cada dirigente local sea capaz de despertar a los vecinos indicados para que se apersonen ese domingo en los locales de votación.

El tercer elemento digno de atención es que por muy monumentales que se vean estas coaliciones, la ex Concertación y la Alianza no son las únicas ofertas del menú. El gobierno ha montado una costosa campaña publicitaria que nos dice que nuestro candidato “no estará” en la papeleta de noviembre si no votamos en la primaria del 30 de junio. Eso no es verdad. Candidatos como Marco Enríquez-Ominami, Franco Parisi. Marcel Claude o Alfredo Sfeir van directo a noviembre. Ignoro cuántos chilenos se sienten parte de estos proyectos alternativos, pero sabemos que el duopolio tradicional representa cada vez a menos gente. Si la participación en primarias es baja, los candidatos chicos celebrarán la caída de los grandes como una victoria propia. Los grandes responderán diciendo que de todas maneras el próximo Presidente saldrá de sus filas. Y probablemente tengan razón.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-06-16&PaginaId=17&bodyid=0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: