DÉJENME VOTAR

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 15 de septiembre de 2013)

Imagen

Esta es la última columna para LUN que escribo en suelo chileno. El comentario político del próximo domingo será despachado desde Londres, donde en pocas horas parto a radicarme por algunos años. Y como Chile no ha implementado un sistema de voto para sus ciudadanos en el exterior, no podré sufragar en las elecciones presidenciales de noviembre próximo. Mentiría si dijera que estoy sufriendo, pero me apena bastante no poder ejercer mi derecho y participar en un hito republicano tan relevante como la elección de un presidente.

Junto a esa decepción siento también una pizca de rabia. Hemos tenido tiempo suficiente para haber resuelto este problema que, desde la reforma constitucional que dejo a todos los mayores de 18 años inscritos, tiene fácil solución administrativa. Pero no ha sido tan fácil porque todavía hay grupos que se oponen.

La semana que acaba de terminar vio nuevamente la posibilidad de concretar el anhelado voto de los chilenos en el exterior. Básicamente se les pide que vayan a embajadas y consulados a registrarse. Nada del otro mundo. Sin embargo los senadores de la UDI (más Carlos Larrain) exigieron también acreditar otro tipo de vínculo, que para ellos solo se verifica viajando a Chile cada cierto tiempo. Como si el asunto del retorno no estuviera robustamente relacionado a la capacidad económica de las familias y los individuos.

La leyenda dice que la derecha no quiere que los chilenos de afuera voten porque “serían todos exiliados”. Eso hace mucho tiempo que dejo de ser verdad. Compatriotas que por razones laborales y académicas pueblan el planeta se multiplican por miles. Y aunque no fuese así, no estaría de más pensar en este tipo de reformas institucionales como gestos concretos de reconciliación. Más todavía, este proyecto es parte de las promesas de Sebastián Piñera. Gobernar con éxito cuando tu propia coalición atornilla al revés es muy difícil.

A pocos días de celebrar fiestas patrias -curioso momento donde los chilenos se sienten más chilenos que nunca y especialmente en el extranjero- me uno a la plegaria cívica del grupo que desde fuera pide que dejen al voto volar. Me parece hasta absurdo tener que probar que me importa lo que pasa en mi país aunque no resida en su territorio. No hay manera de objetivar ese vínculo. Déjeme votar.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-09-15&NewsID=239041&BodyID=0&PaginaId=23

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: