LA ELECCIÓN CHILENA VISTA DESDE AFUERA

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 10 de noviembre de 2013)

Los chilenos tenemos una fijación: queremos saber qué se dice de nosotros en el extranjero. El caso futbolístico llega a ser lastimero; nuestros corresponsales se las arreglan para meter el micrófono en medio de una conferencia para preguntar por el compatriota que jugó 5 minutos. Si alguno de nuestros héroes juega relativamente bien, al día siguiente los periódicos criollos son abundantes en descripciones de cómo la prensa de ese país cayó rendida ante los pies de un chileno. Después de esta odiosa observación no me pidan que les diga que en el exterior arrasa la bachelemanía, que los medios europeos están muy interesados en saber si gana ME-O o Parisi o si los analistas norteamericanos profetizan la debacle parlamentaria de la derecha. No, la verdad les importa bien poco. Sin embargo algo se ha dicho en los márgenes y como buen corresponsal en el extranjero yo procedo a contárselo.

En la mayoría de las pocas notas que he leído se repite esta pregunta: cómo diablos la candidata de La Moneda tiene tan mal pronóstico electoral si el Presidente Piñera ha comandado un gobierno que, según los números, ha sido exitoso. Recordemos que durante fines de los ochenta y principios de los noventa se habló del “milagro chileno” por nuestra capacidad de crecer económicamente a tasas altísimas. Entre Lagos y Bachelet los medios extranjeros dijeron que Chile se estaba pegando “una siesta”. Por eso a muchos les llama la atención que en el actual gobierno se haya recuperado la tendencia al alto crecimiento con bajísimo desempleo e inflación contenida, y aun así sea tan minoritaria la fracción de chilenos que quiere que la derecha siga en el poder. Especulan que la catarsis colectiva de los 40 años del golpe pudo haber sido letal para ese sector.

El segundo comentario en las revistas especializadas es cuán a la izquierda ha virado Michelle Bachelet respecto de su primera administración, que también es recordada por su inteligente manejo de las finanzas públicas frente a la crisis económica internacional. Algunos ven el vaso medio vacío y otros lo ven medio lleno. Los medios más conservadores, por ejemplo, se preguntan si acaso Chile bajo Michelle 2.0 está por tirar a la basura todo el trabajo realizado. Les asombra que sea tan aplaudido despotricar contra el modelo de desarrollo que según ellos es el responsable de una prosperidad inédita en el contexto Latinoamericano. Comentaristas menos pesimistas ponen acento en las movilizaciones estudiantiles –muy cubiertas en el exterior- como campana de alarma para empezar a repartir mejor la riqueza y construir una sociedad menos desigual en un país que parece haber superado las privaciones materiales más duras. Para ellos Bachelet es perfecta en el papel de reformadora porque la consideran moderada y pragmática, además respetada internacionalmente después de su paso por ONU Mujeres. Se apuran en señalar que Michelle no es Chávez: ser popular y ser populista no son la misma cosa, advierten.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-11-10&NewsID=244712&BodyID=0&PaginaId=19

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: