PEÑAILILLO VA CON LA 10

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 26 de enero de 2014)

“A mí me toca conducir el equipo”, afirmó luego de ser presentado el próximo ministro de Interior Rodrigo Peñailillo. Como en el fútbol, Peñailillo lleva la 10 del primer gabinete de Michelle. Fue una relativa sorpresa para el mundo político: la mayoría apostaba por nombres de mayor peso específico y trayectoria en ese puesto. Pero la presidenta electa optó por darle alas a su silencioso brazo derecho y lo puso a cargo de la orquesta. Es una jugada arriesgada pero que tiene mucho sentido.

En su anterior gobierno, Michelle Bachelet tuvo tres septuagenarios peces gordos de la DC en Interior: Andrés Zaldívar, Belisario Velasco y Edmundo Pérez Yoma. Con ninguno se llevó especialmente bien. Esta vez demuestra que asume con más poder e instala una figura desconocida para la opinión pública pero de su enterísima confianza. Peñailillo recibe un reconocimiento a la altura de su lealtad. A Bachelet le gusta porque sabe que no tiene agenda propia y durante todos estos años se sumergió sin alardes a la espera de instrucciones. Dio testimonio de ser el funcionario perfecto.

Algunos podrán ver en la relación Bachelet-Peñailillo un símil de la relación Piñera-Hinzpeter. La diferencia es que cuando los ministros de la Nueva Mayoría reciban un llamado de Peñailillo, sabrán que están recibiendo un recado de la mismísima Presidenta. Hinzpeter, en cambio, nunca pareció debidamente empoderado para operar como jefe de gabinete. Por su tendencia acaparadora, Piñera no habría permitido que otra persona llevara las riendas. El actual presidente siempre ha querido estar en todas. Las necesidades de Bachelet son distintas: para que ella pueda permanecer inmaculada y posicionarse por sobre el bien y el mal como Jefa de Estado, un jefe de gobierno debe estar disponible para hacer el trabajo sucio y recibir las balas. Peñailillo no está para driblear defensas, hacer los goles y recibir aplausos. Esos están reservados para la Presidenta. Peñailillo tiene la jineta en el brazo para que el equipo juegue al ritmo de su estrella.

Peñailillo cuenta con otras virtudes. Es el ministro más joven en su puesto en 40 años. De esa manera Michelle se sube al carro de la renovación generacional. Por otra parte, no proviene de los trillados círculos de la elite chilena. Oriundo de Cabrero, estudiante en Coronel y Concepción, Peñailillo no es de los que nacieron “con el futuro asegurado” (como últimamente se ha debatido). Finalmente no es ningún novato en el arte del poder. Es un curtido operador político que comenzó su trayectoria como dirigente universitario y luego la proyectó en la vida partidista desde el PPD. Es decir, no le enseñaron ayer cómo se juega este deporte. Y va con la dorsal 10.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2014-01-26&NewsID=256653&BodyID=0&PaginaId=15

Una respuesta to “PEÑAILILLO VA CON LA 10”

  1. vozyvoto Says:

    Me hicieron una observación vía Twitter que me parece correcta: el 10 que describo en la columna parece a veces volante de contención. ¿De dónde que los 10 no están para hacer goles? Etcétera. Tienen razón porque este Peñailillo “no juega” de 10 sino que “va con” la 10. Es decir, el 10 está ocupado en su caricatura capitanesca y no necesariamente en sentido táctico

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: