AMPLITUD TIENE LAS LLAVES

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 6 de julio de 2014) 

Allamand sugirió una vez, hace muchos años, que RN tenía las “llaves de la transición”. Lo que quería decir el entonces líder de la derecha liberal era que la única posibilidad de construir grandes acuerdos útiles para Chile pasaba por un entendimiento entre la mayoría concertacionista y el grupo moderado de RN que él representaba. Con la UDI de los noventa no se podía contar: siempre estarían en contra de todo. Tiempo después el escenario cambió. La llegada de Lagos a La Moneda y el ascenso del lavinismo le dieron un poder insospechado al gremialismo. Los dirigentes de la UDI, principalmente Longueira, reclamaron entonces la custodia de las llaves de los grandes acuerdos políticos. En pleno 2014, esas llaves ya no las tiene ninguno de los viejos socios de la Alianza. A juzgar por el acuerdo que se selló esta semana para modificar el porfiado sistema binominal, el actor bisagra que puede hacer la diferencia se llama Amplitud.

A diferencia de la UDI y RN, Amplitud es un pueblo chico. Un senador y tres diputados, apenas. Ni siquiera son un partido con todas las de la ley. Son un movimiento de renegados que quieren alejarse del conservadurismo de la derecha tradicional. Se declaran de oposición, pero constructiva. Hacen de esa manera una distinción entre ellos y el tronco de donde provienen. Inteligentemente se comparan con el PRO de Marco Enríquez y la Fuerza Pública de Andrés Velasco. Es decir, alimentan la sensación de que se puede ser opositor sin estar en la derecha que encuentra todo malo.

Como era previsible, a la nueva directiva de RN no le gustó para nada que los parlamentarios de Amplitud llegaran a un acuerdo con el gobierno a sus espaldas. Acusan al ministro de Interior de llevar conversaciones paralelas. Si bien es cierto que un acuerdo con RN le habría dado aún mayor base política al entendimiento, con esta jugada Peñailillo notifica a la derecha que nadie es imprescindible. En un panorama líquido como el chileno, las llaves no tienen nombre (de hecho, acuerdos similares firmó el gobierno con los diputados independientes Sepúlveda, Jackson y Mirosevic). Amplitud también envía un recado: sus votos son pocos pero decisivos. Y justifica la escisión: no tiene sentido irse de un partido para seguir haciendo lo mismo.

Más allá, hablando sola, sigue la UDI. Sacó un nuevo panfleto haciendo alusión a la idea de aumentar parlamentarios: “Estamos bien en la Cámara los 120”. A primera vista es simpático. Pero no lo es tanto. Los mineros no se encontraban tan cómodos como los inquilinos del Congreso y lo único que querían era salir de ese hoyo negro. El mensaje suena además bastante excluyente, como si no quisieran que más manos se unieran a la construcción democrática. Pero en rigor la UDI no habla sola: le habla al elector duro de su sector y le recuerda que sólo existe un auténtico defensor del modelo político y económico en tiempos en los cuales el rancho es apedreado. Ya no le interesan las llaves sino los candados.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2014-07-06&NewsID=281322&BodyID=0&PaginaId=12

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: