¿TÚ TAMBIÉN LE PEDISTE PLATA A PENTA?

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 12 de enero de 2015)

No se acaba la noche de la UDI. No bastaron las tímidas disculpas que ofreció en su declaración pública, las que sonaron algo forzadas. Ofrecieron, además, asumir las responsabilidades políticas del caso Penta. Pero hasta ahora ninguna de ellas se ha hecho efectiva. La conducción de Ernesto Silva ha sido cuestionada por su cercanía familiar y afectiva con los controladores del holding, lo que a su vez implica un retroceso en la estrategia de renovación generacional del partido. Por si fuera poco, se siguen conociendo correos electrónicos donde militantes gremialistas aparecen en todo su esplendor pidiéndole a “Choclo” Délano o Carlos Eugenio Lavín apoyo financiero para diversos proyectos.

Sin embargo, no todos estos correos son merecedores de reproche. Es sabio distinguir entre caso y caso. Un importante diario satírico publicó “Desde chicos pidiendo plata: Presidente de la Juventud UDI también solicitó lucas a Délano”. En efecto, Felipe Cuevas –más recordado como el mártir de Caracas- estaba pidiendo ayuda para financiar unos trabajos de invierno en Lonquimay. Es decir, una figura clásica en la que empresas privadas ponen plata para solventar actividades de voluntariado. Nada irregular, pero como la UDI es el puchinbol del momento, las redes sociales se dieron un festín dándole como caja.

El segundo caso es más delicado, pues compromete al recientemente designado miembro del Tribunal Constitucional, Cristián Letelier. En un correo personal, el entonces diputado Letelier solicita a Délano un aporte para la campaña de Pablo Longueira en su distrito. No se habla de mecanismos –tipo boletas truchas- ni tampoco sabemos si acaso dicho aporte se concretó. La mera asociación bastó para incendiar la pradera: ¿puede un integrante de tan prestigioso organismo haber actuado como recaudador de fondos de un partido? Por cierto que puede. Bajo el sistema de impenitente cuoteo que funcionan las designaciones al TC en Chile, todos los premiados tienen vínculos políticos más o menos explícitos: Hernán Vodanovic fue senador por el PS, Jorge Correa Sutil y Mario Fernández connotados dirigentes de la DC, María Luisa Brahm era la mano derecha del presidente Piñera. Como en todos estos casos, de Letelier también se espera que separe su rol de militante de su rol de juez constitucional (aunque en la práctica casi siempre sabemos cómo votará cada uno). Una crítica útil debería estar centrada en la ausencia de debate público en torno a los nombramientos: Letelier ha hecho declaraciones que rozan la homofobia; el otro ungido, Nelson Pozo, es acusado de plagiar un texto de derecho procesal. Ambos hechos pasaron más colados que el mail a Penta. Porque esta última es la palabra que tiene olor a caca.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2015-01-12&NewsID=298856&BodyID=0&PaginaId=31

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: