LA LISTA NEGRA DE SQM

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 6 de abril de 2015)

Tenían razón en la UDI: los gremialistas no eran los únicos que financiaban sus campañas con mecanismos ilegales. Esta semana se conoció un nutrido listado de personas –vinculadas a casi todos los sectores políticos- que recibieron pagos de la Sociedad Química Minera de Chile (SQM) por servicios que jamás habrían prestado y que se habrían destinado a solventar candidaturas. A estas alturas queda meridianamente claro que el uso de facturas y boletas “ideológicamente falsas” era una práctica habitual de nuestros aspirantes a cargos de representación popular. La mayoría de los involucrados en la nueva lista negra sigue siendo de la UDI, pero esta vez se suman varios nombres vinculados a RN, el PRI, la DC y el PPD. Hasta ministros de Estado han salido al baile de las sospechas. La situación se pone especialmente fea para la Falange, porque su flamante nuevo presidente –el senador Jorge Pizarro- sería uno de los beneficiados por este fraudulento esquema. Irónicamente, algunas autoridades de la Nueva Mayoría deben estar agradeciendo que Moreira, Von Baer y compañía aguantaran en sus puestos. Si éstos se hubieran visto obligados a renunciar, ahora estaríamos vaciando el Congreso.

Desde La Moneda han llamado a la prudencia. Piden evitar una “caza de brujas”. En efecto, el mero hecho de aparecer en la lista negra que entregó el SII a la Fiscalía acarrea la condena automática de la ciudadanía. Sin embargo el ministro Peñailillo no está preocupado de cuidar la reputación de los casi doscientos apellidos que se han servido para todo tipo de especulaciones y conexiones. Lo que le importa al gobierno, al oficialismo y a la oposición en forma transversal es evitar que el asunto se desmadre y la opinión pública termine por mandarlos a todos al carajo. Por lo mismo ha sido común encontrarse en la prensa con sentidas declaraciones de viejos cracks de la política nacional que claman al cielo por un gran acuerdo que les permita a todos hacer una suerte de borrón y cuenta nueva. Algunos incluso tienen el nervio de advertir que si nos deshacemos de ellos sólo nos quedará la triste alternativa del caudillismo populista o, peor, la intervención militar.

Todo el asunto tendría mejor aspecto si la Presidenta Bachelet no estuviera políticamente “paralizada”, como ha sido diagnosticada por socios y adversarios. Esta semana conocimos un sondeo de opinión que la situó en su peor momento desde que asumió el poder. Hasta sus atributos imbatibles se han visto severamente dañados. Ya no basta con depositar todas las fichas de la confianza pública en su (ex) milagroso capital. Pero también es dudoso que, por sí solo, un cambio de gabinete pueda dar vuelta la tortilla. Por ahora sólo nos queda seguir sacando la mugre debajo de la alfombra, la que inevitablemente viene en forma de morbosas listas negras.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2015-04-06&NewsID=309446&BodyID=0&PaginaId=29

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: