¿CUÁNTA DIVERSIDAD AGUANTA LA DERECHA?

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 25 de octubre de 2015)

¿Cuánta discrepancia interna aguanta una coalición política? Cuáles son los límites de una diversidad tolerable? ¿Qué materias constituyen debates abiertos y qué otras son cuestiones cerradas? Estas son algunas de las preguntas que plantea la discusión que se dio esta semana en la derecha. Los líderes de la UDI, RN y el PRI coincidieron en la importancia de dejar monolíticamente establecido el compromiso del sector contra cualquier iniciativa que favorezca cualquier tipo de aborto. Felipe Kast, representando a Evopoli, solicitó omitir una expresión tan categórica. Según el diputado, la naciente agrupación “Chile Vamos” debiera dejar la puerta abierta a quienes compartan otros valores centrales -en torno a la misma idea de libertad, por ejemplo- pero puedan tener una opinión más liberal respecto del aborto, la eutanasia y otras áreas de esa tersura ideológica.

Si bien se agradece el grado de sinceridad doctrinaria de la mayoría de los actores de la trama, es probable que Felipe Kast tenga razón. Es sano que los partidos tengan ciertas causas que reflejen sus principios innegociables. También es cierto que el ADN de esta alianza es profundamente conservador. En lo personal, me parece una estupenda oportunidad para que los grupos auténticamente liberales terminen de organizarse definitivamente con banderas propias fuera de la derecha.

Sin embargo, Felipe Kast está pensando en que hay que llegar a gobernar. Y para gobernar, se necesitan coaliciones más o menos amplias. En Evopoli piensan que ése es justamente su rol en el cuarteto: expandir el horizonte político hacia el centro. Partir excluyendo a quienes piensan distinto en una cuestión tan debatible y con posiciones razonables en ambos espectros no parece la mejor manera de invitar a ese mundo liberal. Sería, piensan en Evopoli, auto condenarse a ser minoría.

Es muy probable que la sangre no llegue al río y los conatos verbales de redes sociales queden en el olvido. Seguramente los socios tomaran nota de las observaciones de Kast y buscaran un artilugio semántico para bypassear el problema. Pero queda flotando la duda sobre las preguntas iniciales. La Concertación fue una coalición bastante diversa cuyo adhesivo fue la figura de Pinochet. La Nueva Mayoría parece aún más flexible. Quizás, en el mundo cultural de la derecha, la noción de diversidad evoca imágenes caóticas e ingobernables. Más de alguno preferirá mostrarle a Evopoli la puerta, antes que claudicar ante agendas denominadas progresistas. Pero el costo de esa exclusión sería altísimo. Estratégicamente, tendrán que bajarle unos decibeles a la intensidad programática.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2015-10-25&NewsID=328873&BodyID=0&PaginaId=17

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: