TRABAJEN, FLOJOS

por Cristóbal Bellolio (publicada en The Clinic del 5 de Julio de 2018)

Image result for Piñera escritorio

“Pónganse a trabajar”, fue el recado que mandó el presidente Sebastián Piñera a la oposición, en medio de acusaciones de sequía legislativa por parte del Ejecutivo. Pero averiguar si la culpa del tránsito lento en el Congreso recae en el oficialismo o en las huestes de la ex Nueva Mayoría y el Frente Amplio no tiene mucho sentido. Obviamente, hay responsabilidades compartidas. En los sistemas hiper-presidenciales, la música -y especialmente el ritmo a través de las urgencias- la pone el gobierno. Sin embargo, el Congreso no está pintado. Los parlamentarios de oposición tienen sus propios mecanismos para regular los éxitos legislativos de La Moneda. Por eso, esta discusión tiene poca sustancia en el campo del derecho constitucional y sus derivados.

No obstante, es una controversia sabrosa en otro ámbito: el de la simbología política. La gente no evaluará si la razón la tiene Piñera o la oposición de acuerdo a lo que dice la constitución respecto de la tramitación de las leyes. La gente suele creerles a los actores políticos que promueven un discurso consistente con sus atributos. En ese sentido, Piñera sabe que sale ganando al tratar -sutilmente- a sus adversarios de flojos. En subsidio, de obstruccionistas. En el imaginario colectivo, Piñera puede tener mil defectos, pero pocos disputan que se trata de un hombre extraordinariamente trabajador. Sus problemas reputaciones son de orden ético, pero no de aquel que los ingleses denominan work ethics. En otras palabras, da la sensación de que Piñera se saca la chucha trabajando. Que, a diferencia de la mayoría de los mortales, le gusta levantarse a laburar. Tan obsesivo como entusiasta, Piñera no pasa por remolón ni sacador de vuelta.

De pasada, refuerza la idea que la derecha es mejor para hacer que para discursear. En los noventa, fueron las alcaldías lavinistas. Más adelante, con el propio Piñera, las parcas rojas. El primer presidente de derecha electo en democracia no quería ser un Jefe de Estado en la estratósfera de los estadistas que miran a cien años plazo, sino un Primer Ministro con las manos en la masa. Esto no quiere decir que los políticos de izquierda sean poco trabajadores. Pero se ha ido consolidando la imagen de que sus habilidades están más bien en el campo de la oratoria, la negociación y la refriega doctrinaria. La derecha reflexiona menos, lo que quizás tenga relación con su mayor vocación ejecutiva. Es la izquierda la que pide acortar la jornada laboral y aprueba con beneplácito nuevos feriados. Y es la derecha, usualmente, la que pone el grito en el cielo por la eventual disminución de la productividad.

El desenlace de la última elección presidencial también puede leerse en esta clave. El cientista político Patricio Navia la resumió como una contienda entre el pillo (Piñera) y el flojo (Guillier), agregando que su voto sería para Piñera porque “es más fácil controlar a un pillo que hacer trabajar a un flojo”. El propio Guillier salió en defensa de lo que llamó la “vieja práctica provinciana de la siesta”, que lamentablemente la campaña le estaba negando. Quizás por lo mismo invitó a los chilenos a pegarse una pestaña el domingo que se realizaban las primarias de Chile Vamos y el Frente Amplio. Aunque fue una humorada que varios se tomaron con excesiva gravedad, el episodio sirvió para reafirmar la sospecha: Guillier es virtualmente narcolépsico. Y tal como expresó Navia con crudeza, muchísimos chilenos prefirieron al pillo trabajólico.

Por tanto, si la idea es salir a golpear al gobierno porque ha sido flojo en sus deberes legislativos, tendrá que ser ejecutada a la perfección para que sea creíble. Si el eje semántico del debate gira en torno a la capacidad de trabajo de los actores políticos, entonces Piñera lleva las de ganar. Hay otras áreas en las cuales el presidente es vulnerable. Por ejemplo, la mayoría de los chilenos creyó a pies juntillas que Piñera estuvo involucrado -vía Ruiz-Tagle- en la salida de Harold Mayne-Nicholls de la ANFP, y consecuentemente, de Marcelo Bielsa del seleccionado nacional. Se lo creyeron porque es algo que Piñera podría hacer. Lo conocieron a través de una radio Kioto conspirando telefónicamente con amigotes para destruir a una correligionaria. No es descabellado pensar que estuvo metido en la salida de Bielsa -un personaje que le resultaba difícil de manejar por su declarada antipatía. Pero sí suena raro que el Congreso no esté haciendo su pega por culpa de la inacción de un presidente con piduye que si pudiera reescribiría todas las leyes para que lleven su firma.

A Piñera, en el fondo, le conviene esta polémica. Es una cancha que le favorece en la dimensión de las percepciones generales y las llamadas verdades históricas. Le costará un censo a la oposición hacer que Piñera parezca dejado, desmotivado, flojo. Por eso Piñera contraataca con la cantinela del obstruccionismo. A fin de cuentas, ese es un cargo que el jurado ciudadano se puede tragar fácil. Todas las oposiciones son más o menos obstruccionistas. Y esta no tiene cara de ser la excepción.

Link: http://www.theclinic.cl/2018/07/04/columna-cristobal-bellolio-trabajen-flojos/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: