LA LIBERTAD DE LOS MERCADOS

por Cristóbal Bellolio (publicada en revista Capital del 6 de Julio de 2018)

Image result for free market fairness

Acaba de estar en Chile el filósofo político John Tomasi. La de Tomasi no es una empresa chica: quiere fusionar la tradición liberal clásica con la liberal igualitaria en un solo programa. Es lo que propone su libro “Free Market Fairness” (2012). Sería posible, según Tomasi, sentar a conversar a Hayek con Rawls. De ese coito intelectual nacería una nueva teoría de justicia liberal, una síntesis mejor que las teorías que propusieron padres, que Tomasi bautiza como “democracia de mercado”.

Lo que distingue a los liberales clásicos, piensa Tomasi, es la importancia que le dan a las libertades económicas típicas del capitalismo. Éstas se expresan en el derecho a trabajar en lo que uno estime conveniente, en poseer propiedad privada, en hacer transacciones con sus bienes y en definitiva en usarlos o consumirlos a su gusto. Estos son derechos básicos pero no absolutos para la tradición liberal clásica, advierte Tomasi. Son tan básicos como los otros derechos civiles y políticos que asegura una constitución liberal. En ese sentido, el autor dibuja una línea entre liberales clásicos y libertarios. Tomasi sabe de libertarios: solía ser uno de ellos. Los libertarios -de derecha, habría que agregar- creen que no hay nada más importante que las libertades económicas. Por lo mismo rechazan cualquier otro rol para el estado que no sea el de proteger la propiedad y hacer respetar los contratos. Los liberales clásicos, como Hayek, pensaban en cambio que el gobierno tenía entre sus funciones financiar la educación y otros bienes sociales que no se obtenían por mera iniciativa privada. La idea de asegurar estándares mínimos de subsistencia, por ejemplo, viene del liberalismo clásico y no está muy presente en la tradición libertaria de Murray Rothbard o Ayn Rand.

Las cosas empezaron a cambiar con Stuart Mill, piensa Tomasi. De pronto, las libertades más importantes pasaron a ser las de pensamiento y expresión, consciencia y asociación. Ahí se jugaba la individualidad, el corazón del pensamiento liberal. Las libertades económicas fueron progresivamente desplazadas en un proceso que culminó con John Rawls y el advenimiento de un nuevo tipo de liberalismo, que se promocionó a sí mismo como un upgrade moral de la versión anterior. En efecto, hablar de liberalismo en los círculos académicos actuales es hablar de la corriente liberal igualitaria. Rawls es el alfa y el omega, para coincidir o discrepar. Pero entre las libertades básicas que buscaba asegurar el modelo Rawlsiano no había muchas libertades económicas capitalistas. De hecho, sólo menciona el derecho a poseer propiedad personal.

He ahí el problema del liberalismo igualitario -o High Liberals, como los llama Tomasi a propósito de la denominación algo pedante que les dio Samuel Freeman-: no advierten que las libertades económicas forman parte esencial del ámbito en que las personas deciden sobre su proyecto de vida. En lo que uno trabaja, lo que uno produce, lo que compra y vende, lo que consume, son todas actividades significativas si se trata de configurar la identidad propia. Tomasi cree que Rawls y los High Liberals tienen razón en que las sociedades son estructuras cooperativas donde los ciudadanos comparten su suerte. Cree que tienen razón en que estamos donde estamos, en gran medida, debido a contingencias moralmente arbitrarias y no realmente a nuestros merecimientos estrictos. Cree que tienen razón en que el liberalismo se trata de respetar las distintas formas de la existencia humana, y que para ello es condición esencial que todas las personas -y no sólo unos pocos suertudos- gocen de estándares de vida dignos que les permitan elegir un camino de vida. Cree que tienen razón en que la búsqueda de la igualdad no puede agotarse en la mera igualdad formal ante la ley del liberalismo clásico. Pero también cree que dentro del set de libertades básicas del liberalismo de izquierda deben incluirse las libertades de una economía capitalista. De lo contrario se ponen todos los huevos en la canasta de la igualdad de estatus democrático pero muy pocos en la agencia individual, que es fundamental para que las personas sean dueñas de su destino.

En efecto, el liberalismo igualitario de la escuela Rawlsiana tiene una tensa relación con la economía de mercado. Somos capitalistas renuentes, diría Ronald Dworkin. Por lo mismo, la tarea de Tomasi ha sido internamente controversial. No dejó muy contentos a los libertarios ortodoxos ni a los liberales de izquierda. Pero es un esfuerzo encomiable. En palabras de Tomasi, su idea fue desanclar el liberalismo clásico de sus cimientos utilitarios y reconstruirlo sobre las premisas deontológicas del liberalismo igualitario. Aquí, las personas son tratadas como ciudadanos democráticos, fines en sí mismos, antes que como maximizadores de utilidad económica. La novedad que propone el autor de “Free Market Fairness” es que dicha concepción incorpore la importancia de las libertades económicas típicas del capitalismo porque son fundamentales si la idea es que los individuos sean los autores de su propia existencia, y porque a la vez generan dinámicas de crecimiento que mejoran sistemáticamente la calidad de vida material de las capas menos aventajadas de la sociedad. Es decir, Rawls y Hayek juntos en un atractivo híbrido filosófico.

Link: https://www.capital.cl/la-libertad-de-los-mercados/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: